¿Tiene usted deudas o las deudas lo tienen a usted?

Compartir este artículo

¿Tiene usted deudas o las deudas lo tienen a usted? Es muy común escuchar a algunas personas diciendo: «TENGO UNA DEUDA; TENGO VARIAS DEUDAS»… pero la verdad es que en ocasiones es totalmente al REVÉS, las deudas los tienen a ellos/as.Michael Gerber

Por Javier Angulo Cardinale

Las personas pueden llegar a sentirse y estar atadas a las deudas, acorralados por ellas. Es como un laberinto financiero, que le puede «manchar» su expediente crediticio por años, impidiendo que a futuro le presten dinero otras entidades financieras.

Para algunas personas las deudas se pueden convertir en una pesadilla, es como tratar de desenredar varios nudos al mismo tiempo, mientras se preguntan ¿cómo llegamos hasta aquí?

¿Cómo saber si a usted lo dominan las deudas?

a. Cuando no puede pagarlas en las fechas pactadas con sus acreedores.

b. Cuando se le acumulan varios meses sin poder pagar.

c. Cuando a pesar de tener deudas atrasadas se endeuda más.

Las personas nos endeudamos para adquirir cosas, servicios, aparatos y estatus que el salario actual no nos lo permite, y al no tener el dinero HOY comprometemos nuestro futuro pidiendo dinero para pagarlo mañana.

Usted puede tomar 4 decisiones ante esta situación:

  1. Negar la situación. Usted puede evadir la realidad, ignorar las llamadas de atención de los bancos y sus acreedores, y continuar gastando como si no tuviera deudas, sin embargo, las mismas no están en su lista de prioridades de pago al recibir su salario.
  2. Entrar en un laberinto interminable de deudas, comportamiento que es muy común, ya que las personas buscan deudas para pagar otras deudas, lo cual lo va hundiendo en más y más enredos financieros, miente para que le presten plata, y compromete a familiares y amigos.
  3. Caer en parálisis, el estrés lo agobia y siente que no tiene salida, se deprime, llora, no sabe qué hacer, necesita orientación y tranquilizar su estado emocional, para atender su estado financiero.
  4. Reconocer el problema y decidir afrontar la realidad. Esto es lo recomendable ante esta situación, tomando pasos firmes para desenredarse y salir del laberinto financiero.

Si desea afrontar su situación y siente que las deudas la/o tienen atrapada/o, puede tomar varias decisiones. A continuación, le brindaremos cuatro pistas para salir del laberinto financiero.

Cuatro Pistas para salir del Laberinto

Partiendo del hecho de que todo tiene solución, con calma, diligencia y de ser necesario con ayuda profesional, tome en cuenta las siguientes pistas:

  1. Identifique la RAIZ del problema: decida modificar de raíz esta situación. Esta es, tal vez, la tarea más difícil de llevar a cabo, especialmente cuando se ignora los pormenores de los compromisos adquiridos, o se culpa a otros factores como los causantes de todo lo ocurrido ¿Es la raíz un agente externo o interno? ¿Hay valores que debo revisar de patrones que han sido heredados?
  2. Haga un inventario «detallado» de sus deudas: Este inventario es vital para saber cuál es el estado de las deudas y de esta forma ir desheredándolas. Tome cada recibo, y anote saldo, tasa de interés, mensualidad, estado y vencimiento. Este formulario lo puede bajar de nuestro sitio WEB, en la sección de Cálculos Financieros/Formularios . Esto es un laberinto cuando no alcanza el dinero pues la persona NO SABE qué hacer y se bloquea, ahora bien, todo lo anterior es peor si no tiene este Mapeo (por medio de un formulario de deudas), que le permita ver en blanco y negro sus deudas, es de gran ayuda porque en la mayoría de las ocasiones las personas no toman en cuenta pequeñas deudas que tienen por aquí y por allá, por lo que terminan reamente sorprendidas de la realidad.
  3. Dé señales reales de cambio. Revise su ESTILO DE VIDA para bajar gastos, vender activos e invertirlos en los préstamos. Una señal de buena voluntad y DESEO REAL de cambiar es que usted tome decisiones claves en cuanto a sus gastos. Debe analizar con lupa cada vez que recibe su salario. Por ejemplo, si usted acaba de recibir su sueldo, y ya con este análisis se da cuenta que no le alcanza debe reducir al máximo sus gastos para hacer frente a sus gastos básicos y poder pagar aunque sea un poquito a cada acreedor, o cancelar alguna deuda. Cambie hábitos dañinos de gastos como vicios, o compras impulsivas. Limite sus gastos a lo prioritario, ahora es fundamental bajar la crisis y tener traquilidad. Pregúntese: ¿Por qué me endeudé? Usualmente nos endeudamos por adquirir algo más allá de nuestras capacidades, o prioridades. Pero también nosotros nos endeudamos porque NO ahorramos; y no ahorramos porque gastamos TODO; y gastamos todo, por mantener un estatus económico que a veces nos supera. Esa es la realidad.
  4. Acérquese a las Entidades Financieras: Existe temor de acercarse a los bancos o entidades financieras pues se cree que nos van a tomar presos y nos paralizamos de miedo, lo que nos impide hacer algo al respecto para solucionar. Lo que es peor algunas personas empiezan a HUIR y esconderse, lo que es una mala decisión. Esconderse sólo va a empeorar las cosas, en cambio dar la cara abre espacios de diálogo y asesoría de parte de estas entidades, que pueden ayudarle a resolver por otros medios como:
    • La Readecuación de deudas (Más plazo, menor tasa, menor pago por mes)
    • La Refundición de deudas (En un sólo préstamo, sin caer en lo mismo)
    • La Compra de saldos (Tarjetas compran saldos en mejores condiciones)
    • Pida más tiempo y pago algo (Especialmente a familiares y amigos)

¡¡¡Decida HOY salir del laberinto financiero!!!

Tenga paciencia, sea diligente, no desmaye, cuide el bolsillo, aprenda de los errores y no entre en el laberinto nunca más.

Recuerde:

  • No dejes que las deudas te tengan, ellas son un medio para lograr nuestras metas, sé un deudor prudente y responsable.
  • Encuentre la raíz y atáquela de lleno, aprenda la LECCIÓN.
  • Mapee sus deudas con cada recibo.
  • Tome decisiones que muestren que desea cambiar pero consistente.

Compartir este artículo