La Satisfacción Financiera, ¿Cómo lograrla? – Parte II

Compartir este artículo

ebemos ubicarnos en nuestra situación para disfrutarla y superarla.

Por  Javier Angulo

¿Qué nos limita a estar satisfechos con nuestras finanzas?

a. Stress: Por no tener lo que quisiera o lo que otros tienen. Por ejemplo, algunas personas piensan: “las vacaciones de mis sueños, el automóvil que quiero, la casa perfecta”.

En nuestros días, es común que exista una gran presión social a consumir ciertas marcas, productos y servicios para ser una persona de “éxito” y “feliz”, lo que incentiva el consumismo como un camino a la plenitud personal y familiar; no obstante, estos son mitos que se alejan de la realidad. No se vive feliz con el estilo de vida que se lleva, creyendo que al tener el celular de última generación me sentiré mejor y estaré más satisfecho.

b. Múltiples Deudas: Otro elemento que causa estrés son las múltiples deudas, ya que el consumismo nos podría llevar a gastar más allá de lo que tenemos capacidad de pagar. Esto trae serias dificultades financieras como cobros judiciales, llamadas de cobros del préstamos con el banco o la tarjeta de crédito que interrumpen la paz del hogar.

c. Inseguridad presupuestaria: Un mes se puede pagar, pero no hay seguridad de que el siguiente sea igual. No tener presupuestos definidos es un factor de insatisfacción, ya que la presión que genera el desconocer los rubros de las propias entradas y salidas de dinero familiar desestabiliza. Cualquier imprevisto, reparación, problema de salud, entre otras circunstancias no anticipadas, desajusta el dinero del hogar.

d. Sabotear nuestros planes de ahorro y del hogar: Inseguros y poco comprometidos con el futuro, observando siempre como inalcanzables las metas financieras propuestas en familia.

¿Cómo fomentar la satisfacción financiera en la familia?

a. Preocuparse por estar SIENDO la clase de persona que somos y DEBEMOS ser,  más que por estar HACIENDO y TENIENDO. Es necesario desarrollar la capacidad en nosotros mismos y en nuestra familia, de estar contentos de lo que están SIENDO, más de lo que están HACIENDO, y mucho más de lo que están TENIENDO.

Yo me siento feliz de estar SIENDO de ayuda a muchas familias en sus finanzas para que no pasen las crisis que yo pasé, más allá de estar HACIENDO programas de Radio, TV o escribiendo artículos, y aun más allá de estar TENIENDO oportunidades de trabajo y bienes materiales. Si nos preocupamos por lo que estamos SIENDO vamos a cerrar esa brecha de INSATISFACCIÓN Financiera por lo que no estamos haciendo o teniendo. Ahora bien, esto no implica que no debamos luchar por tener estabilidad económica, sino por SER personas que luchan por SER mejores, en todo lo que hacen y por ende el TENER y el HACER serán un resultado de estar SIENDO la clase de personas que DEBO, SUEÑO y QUIERO ser.

b. ¡OJO con los espejismos! Debemos aceptar la realidad y valorar lo que tenemos, para superarnos: Hay personas que viven en “otro mundo”, en el mundo de “me hubiera gustado ser, hacer o tener”, y así gastan el dinero, pero no se ubican en la realidad. Debemos ubicarnos en nuestra situación para disfrutarla y superarla. Esto nos ayuda a que aun cuando no hay abundancia se valora aquello que se ES y que se tiene.

Compartir este artículo