Perspectiva Eterna

Compartir este artículo

La fe es necesaria para iniciar una nueva carrera o negocio. Se requiere fe para renunciar a una gratificación inmediata hoy para invertir luego.

Por Javier Angulo Cardinale

Tener una perspectiva eterna nos ayuda a lidiar con los altibajos terrenales, los subibajas del mercado, así como la adquisición y pérdida de cosas materiales.

Como el autor Beth Moore dice: “Todo lo que importará en la eternidad es la gloria que di a Dios como resultado de mi vida. Seré más bendecido cuando Dios sea más glorificado”. Si estoy preocupado porque Dios sea glorificado, entonces estoy menos preocupado por atesorar: por dar a mis hijos las mejores cosas, permaneciendo cómodamente buscando una vida de ocio o conformidad o bien compitiendo con mi vecino.

La Biblia nos recuerda de la brevedad de nuestras vidas:
13 Ahora oigan esto, ustedes, los que dicen: “Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad, y allí pasaremos un año haciendo negocios y ganando dinero”, 14 ¡y ni siquiera saben lo que mañana será de su vida! Ustedes son como una neblina que aparece por un momento y en seguida desaparece. 15 Lo que deben decir es: “Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.”(Santiago 4:13-15).

Decisiones basadas en la Fe

Recientemente he recordado en mis devocionales diarios cómo la fe es vital para nuestra relación con Dios. Si tengo fe, entonces estoy complaciendo a Dios. Si complazco a Dios, entonces es más fácil estar satisfecho con mi posición financiera. Tal como la Biblia nos recuerda: “Pero no es posible agradar a Dios sin tener fe, porque para acercarse a Dios, uno tiene que creer que existe y que recompensa a los que lo buscan.” (Hebreos 11:6). Se requiere de fe para dar una cantidad considerable a su iglesia, a un ministerio o a una fundación. La fe es necesaria para iniciar una nueva carrera o negocio. Se requiere fe para renunciar a una gratificación inmediata hoy para invertir luego.

Bíblicamente sabio y financieramente prudente

Si confías en las películas, anuncios, tendencias de moda, celebridades de Hollywood o grupos en el trabajo para tu guía y consejo, entonces no estarás satisfecho, estarás ansioso y sintiéndote como si no tuvieras lo que se requiere para ser exitoso. Pero busca primero el reino de Dios y su justicia. La Biblia compara el resultado de la sabiduría terrenal con la celestial:
“Donde hay envidias y rivalidades, hay también desorden y toda clase de maldad; 17 pero los que tienen la sabiduría que viene de Dios, llevan ante todo una vida pura; y además son pacíficos, bondadosos y dóciles. Son también compasivos, imparciales y sinceros, y hacen el bien.” (Santiago: 16-17).

“Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud, 17 para que el hombre de Dios esté capacitado y completamente preparado para hacer toda clase de bien.” (2 Timoteo 3:16-17).

Tomado de Faith-Based Family Finances, que en español sería Finanzas de Familia Basaba en la Fe, publicado por Tyndale House Publishers. Derechos de autor 2008, Tyndale House Publishers. Todos los derechos reservados. Derechos de autor internacional asegurados. Usados solo con permiso.

Compartir este artículo