Tarjetas de débito: ¿Cómo usarlas sabiamente?

Compartir este artículo

La utilización de esta tarjeta plástica tiene muchas ventajas, pero también costos y riesgos que en ocasiones olvidamos o que ni siquiera sabemos que existen.

Por Javier Angulo Cardinale

Introducción

Poco se habla de las tarjetas de débito a pesar del uso tan importante de esta forma de pago que hacen hoy día las personas:

¿Sabe cuánto le cuesta retirar dinero en cajeros automáticos de su banco?

¿Cuántos movimientos libres de cargo tiene al mes?

¿Sabe si su banco le cobra anualidad o manejo por cuenta por no cubrir un mínimo?

¿Debe tener algún saldo mínimo al mes en la cuenta de tu tarjeta?

Si no lo sabe puede ser que en vez de ganar esté perdiendo.

En los últimos años, la tarjeta de débito se ha convertido en un instrumento de uso diario, casi indispensable en el manejo de nuestro dinero. Muchas personas reciben sus salarios mediante depósitos en cuentas de ahorro, los cuales usan a través de la Tarjeta de Débito.

La utilización de esta tarjeta plástica tiene muchas ventajas, pero también costos y riesgos que en ocasiones olvidamos o que ni siquiera sabemos que existen, por lo que al mes terminamos pagando más de lo estrictamente necesario, debido al poco control que ejercemos sobre los ingresos y salidas de la tarjeta.

Las tarjetas de debido son como tarjetas de efectivo, o chequeras. Evitan andar con efectivo y no te cargan interés por su uso. Normalmente las tarjetas de débito tienen una ventaja sobre las tarjetas de crédito porque no causan una deuda adicional. Puede usar las tarjetas de débito para diferentes propósitos: ahorro, gastos, viajes… etc.; no obstante, recuerde que tienen un límite. Las mismas, se pueden usar en casos de emergencia en establecimientos y cajeros.

A continuación, le brindaremos información que le puede ayudar a hacer un mejor uso de su tarjeta de débito y así evitarse problemas en el futuro:

Primero: Evitar retirar todo el monto de su tarjeta de debito en cajeros automáticos cada vez que le pagan.

-Esto es más riesgoso, tiene un costo, se puede perder el control si no lleva un orden de cómo usa lo que saca del cajero.

-Revise su presupuesto de gastos para tener claro si requiere realmente hacer un retiro del cajero y tome sólo lo necesario.

-Use la tarjeta para pagar en los lugares que realiza las compras, es más seguro.

Segundo: Averigüe los costos involucrados por tener una tarjeta de débito.

-Pregunte a los ejecutivos del banco los costos de apertura, el monto de los seguros, el costo del plástico inicial o por pérdida y el costo de renovación anual.

-Averigüe los costos asociados por montos y movimientos mínimos a mantener en la cuenta.

-Investigue acerca de seguros en caso de robo o pérdida, cual es el costo de reposición y por pagos o cheques rebotados.

-Investigue acerca de los costos por retiros de efectivo del cajero a nivel nacional o en el exterior o bien en dólares. En su red de bancos y en otras redes. O mínimos sin costo.

-Cuánto pagan de interés anual por ahorros no es tan relevante, pues estas cuentas son para corto plazo 1 a 2 meses.

Tercero: sea ordenado(a) en el control de lo que ingresa y sale en su presupuesto personal.

-Guarde cada recibo, comprobante o voucher donde retira o paga.

-Revise que no le estén cargando más o duplicando un pago.

-Use la tarjeta sólo para lo que tiene programado esa semana, quincena o mes.

-Si la tarjeta es usada por dos personas, deben hacer y tener cuentas claras.

-Compare con su estado de cuenta o por medio del internet, ingresos y egresos usando los comprobantes.

– Tenga en mente el saldo para no pasar momentos incómodos.

Cuarto: mantenga normas de seguridad básicas

-Debe tener claridad respecto de los procedimientos utilizados por el emisor de la tarjeta para recibir denuncias en casos de pérdida, robo o hurto.

-Cuide la privacidad de su clave secreta y evite compartirla con terceros.

-Si puede ponga restricciones de montos máximos para hijos, compras en internet e incluso catálogos. No olvide tomar esta decisión en consenso familiar.

-Cambie periódicamente los códigos personales de identificación (PIN) y utilice diferentes códigos secretos para los servicios del banco que lo requieran.

-Utilice códigos secretos difíciles de adivinar. El número de la casa es demasiado recurrido.

-Memorice su clave secreta; evite llevarla escrita.

-Respete su turno para el uso del cajero automático, esperando a una distancia prudente de quien lo utiliza en ese momento.

-Evite hacer operaciones en el cajero con personas desconocidas muy cerca suyo.

-Siga sólo las recomendaciones indicadas en el recinto del cajero automático. Evite consejos de desconocidos.

-Cuente su dinero discretamente.

-Asegúrese de retirar la tarjeta después de realizada la operación en el cajero automático y espere a que la pantalla vuelva al inicio.

-Retire y guarde los comprobantes obtenidos en los cajeros automáticos, así evitará que terceros los usen en su perjuicio.

-Revise frecuentemente los saldos de sus cuentas bancarias.

-Si el cajero automático retiene su tarjeta, bloquéela y dé aviso inmediato a su banco

Recuerde:

  1. Averigüe en su banco los costos y comisiones por usar la tarjeta de DÉBITO (Renovar, retirar del Cajero, saldos mínimos).
  2. LEA SU CONTRATO DE TARJETA DE DÉBITO (Ver beneficios y responsabilidades).
  3. Programe cómo va a usar los gastos donde aplicará la tarjeta.
  4. Revise y compare los gastos contra el estado de cuenta.

Compartir este artículo