Finanzas con propósito

Finanzas Saludables para PYMES

Compartir este artículo

Un emprendedor(a) ve oportunidades
allá donde otros solo ven problemas.Michael Gerber

Por Javier Angulo Cardinale

Mi padre y madre siempre fueron emprendedores. Yo supe lo que fue verles desarrollando el negocio de transporte con esos grandes camiones, luego les recuerdo cuando tuvimos pequeño almacén de alimentos llamado La Favorita, tuvimos un pequeño taller para fabricar muebles, luego vendimos frutas y verduras, comercializamos de muebles, en fin tuvimos una variedad de negocios en los que toda la familia nos involucramos comprando, vendiendo, tratando con clientes, y ayudando en la administración del mismo.

Todos sueñan con su negocio propio. Sin embargo, siempre surgen momentos en que no sabemos cómo organizarnos y separar lo que es del negocio y lo que es de la casa y pueden surgir conflictos financiero-familiares.

Tome nota de algunos consejos que pueden hacer su relación familiar más llevadera mientras crece su negocio:

  1. Disciplina financiera
    Separe las cuentas del negocio y las de la familia: Un proceso normal que siguen las familias, es que toman para sus gastos familiares de los ingresos del negocio, y no se asignan un salario que entre como gasto del negocio. Esta práctica hace que muchas veces se ordeñen las finanzas del negocio.

    Hay que asignarse un salario del negocio para quienes trabajan y ver quiénes son más voluntarios. Bajo este esquema , el salario de los dueños y de la familia debe salir y registrarse como un gasto del negocio, y entrar como un ingreso de la familia. Inicialmente lo recomendado es que se calcule cuánto puede pagar el negocio a la familia o dueño, y se hace el presupuesto familiar para ver si el monto es muy alto o es muy bajo. Y como en un péndulo, la idea es que se ajuste al monto que la familia necesita para funcionar y que sea viable para el negocio. Tanto el negocio como la familia deben tener sus propios ahorros.  Al final, al restar los gastos, y los ahorros a los ingresos nos daremos cuenta de si quedamos en positivo o negativo.

    1. Quien dirige debe tener una visión clara del negocio y trabajar en equipo: La familia, debe estar de acuerdo en el tipo de negocio que planean desarrollar, y trabajar unidos de acuerdo a los valores familiares, a las capacidades de cada uno.
    2. La familia debe llevar un presupuesto de gastos separado de las cuentas del negocio: Tal y como lo muestra la figura anterior, pueden incluso dividirse, donde uno de los miembros de la familia lleva las cuentas del negocio y otro las de la casa.
    3. Debemos tener cuentas bancarias separadas para el negocio y la casa. Es lo más recomendable para no correr el riesgo de sacar dinero del negocio que se ocupa para los gastos y compras del negocio en gastos personales o de la familia.
    4. Debe llevarse un control de ingresos y gastos del negocio bien ordenados. El orden es fundamental. Todo ingreso se debe registrar. La familia o el líder del negocio debe saber semana a semana cuanto son los ingresos. De igual manera deben registrarse y guardar todos los comprobantes de venta.
  2. No mezcle las deudas del negocio con las deudas personales o de la familia.

    Lleve un registro separado de las deudas suyas o de la familia y de las deudas para invertir en el negocio. Mientras asesoraba esta cadena de tiendas exitosas en todo un país, descubrimos que los dueños solían comprar sus importaciones con sus tarjetas de crédito personales, con sumas muy altas. Desde luego se le recomendó que separa las deudas del negocio, ya que el negocio debe ser autosostenible para cubrir sus compromisos financieros.

    Lo recomendado es que los pagos de las deudas del negocio deben salir del negocio. Si usted decide aportar su dinero y ahorros familiares en el negocio, véalo como una inversión suya de capital, como un préstamo que el negocio le va a reponer en su momento.

    No comprometa las finanzas del negocio en un proyecto familiar. He compartido con parejas que tomaron deudas con la información del negocio para comprar autos costosos, construir una casa de lujo o irse de viaje. Se supone que cuando se asume una deuda del negocio es porque de alguna manera va a retribuir y va ser rentable para recuperar la inversión. Pero, cuando se usa la deuda del negocio para gastarla en un lujo familiar, se expone a descapitalizar su negocio, ya que ese gasto en la familia no le va a generar ningún beneficio al negocio. Lo ideal es que de los ahorros familares salga cualquier gasto de diversión.

  3. Todos pueden colaborar con un rol, pero no más de dos personas deben controlar el dinero.

    No es conveniente que “muchas manos” controlen el dinero. Una o dos personas deben llevar el control de los dineros y rendir cuentas a la familia. El dinero no debe pasar por muchas manos, para evitar lo que dice el refrán que “de mano en mano se perdió un elefante” . Cada semana deben controlar los ingresos, los gastos, los inventarios, las cuentas por cobrar, los pagos pedientes, conocido como Flujo de Efectivo.

    Tomen tiempo especial para rendir cuentas del negocio dependiendo del rol asignado. Aquí quiero recomendar que como familia, definan unos dos días y unas horas para hablar del negocio. Podría ser los lunes temprano para planear la semana y los sábados para evaluarla. De lo contrario, puede llegar a ser fastidioso para los hijos que cada verz que están juntos, papá, o mamá solo del negocio hablan. Aprenda a separar ese tiempo.

    Deben haber reportes mensuales a la familia de cómo va el negocio. De esta manera, la familia puede apoyar al logro de las metas, hacer correcciones y definir juntos nuevas estrategias.

    Más consejos en el Libro: “Lo Tuyo, Lo Mío y Lo Nue$tro”

Compartir este artículo