Consejos de Finanzas con Propósito para bajar gastos y ahorrar

Compartir este artículo

Evite darse lujos que no puede, aparentar por el qué dirán, la presión social o laboral, para irse de “fiesta”. Sea sincero, y diga “lo siento no puedo hoy salir con ustedes, estoy en plan de ahorro o economizar”.

Por Javier Angulo Cardinale

¿Cómo se puede estar seguro de que la forma de administrar las finanzas ayudará a lograr las metas y permitirá llevar una vida tranquila en medio de los cambios y eventualidades financieras a nivel mundial? Algunos están estresados por los aumentos en los precios, o porque nos les alcanza el dinero que reciben o generan. Maxwell dice: “Tu vida empieza a cambiar cuando cambias algo que haces todos los días”.

¿Y qué hacemos todos los días? ¿Gastamos dinero? No. Decidimos llevar un estilo de vida. El punto es, si ese es el estilo de vida más apropiado que debemos llevar. A partir de ahí se puede decidir cómo usar el dinero y el de la familia. Y es entonces cuando se puede tener paz o estrés ¡Hay que enfrentar la situación financiera y sólo así se logra salir adelante.

En relación a lo anterior, tome en cuenta el dialogar con su pareja, procure tomar decisiones sanas para su vida y finanzas. Es algo que usted tiene toda la capacidad para hacer y decidir hoy mismo. Decida ser usted mismo. No deje que las finanzas le roben la paz  y la de su hogar.

Usted puede resolver sus problemas de finanzas, empezando por darle la prioridad que se merece, sin que ello se convierta en “obsesión por el dinero”.

A continuación, algunos consejos que le puede ayudar a salir adelante:

1. Pregúntese ¿tengo problemas? Conozca cuál es su situación financiera real.

Conserve la calma y piense que todo tiene una salida. Debe sentarse y hacer números. Tal vez no tiene ningún problema, de ser así , mucho mejor. Sea consistente y hable con su pareja.

2. Revise valores. ¿Es este problema realmente financiero?

Si lo que usted percibe es que no le alcanza el dinero, pregúntese primero si la causa del problema tiene un origen “no financiero”, y atienda también ese otro problema de forma urgente. (Puede ser que detrás de lo financiero se oculta una mala comunicación de pareja, infidelidad, un vicio muy fuerte, una deuda del pasado, un negocio ilícito, “agresión financiera” hacia usted, o de usted a los demás, pueda ser que usted dona dinero que no debiera por compromiso o manipulación).

3. Haga cálculos y tome decisiones. Usted puede controlar sus gastos.

Si los aumentos le están afectando su tranquilidad, piense hoy en cómo puede ahorrar en esos gastos. Hoy mismo empiece a controlarlos, se va sorprender de lo que puede economizar.

a. Tome el tiempo para sentarse y con tranquilidad analizar cuánto es lo mínimo con lo que usted puede vivir sin problemas (de acuerdo al ingreso que usted percibe).

b. Revise cuánto dinero recibe (n) de sueldo o de pagos por trabajos.

c. Si es el caso, revise junto a su pareja los gastos. Separen lo que ocupa para: casa, comida, luz, agua, salud, teléfono, y educación. (note que en cada uno de estos gastos usted puede economizar. Evite comprar productos caros, gaseosas, comida “chatarra”, use el teléfono solo para lo necesario, consuma la luz y el agua con moderación, así como el uso del vehículo)

d. Ahorre, ahorre, ahorre lo que pueda. Separe aunque sea un pequeño ahorro, monedas o gastos innecesarios.

e. Si va a recibir bonos o aumentos: ahorre lo que pueda y cancele deudas.

f. Separe el dinero que necesita para pagar sus deudas y a tiempo.

g. Evite comprar comida preparada y productos desechables. Procure comer siempre en casa o lleve almuerzo al trabajo, prepare sándwiches a sus hijos.

h. En otros gastos como transporte también puede economizar, evite gastar dinero en taxis.

4. Evite los “antojos” y no derroche su dinero. Revise hoy si está gastando en cosas que no necesita.

a. Haga una lista de lo que necesita, utilice una pequeña calculadora y compre en un solo viaje al supermercado todo lo que necesita.

b. Elimine gastos innecesarios como gustos o deseos o “caprichosos” (revistas, ciertos periódicos, adornos).

c. Aléjese y controle sus “tentaciones financieras” (colonias, zapatos, libros, camisas, ropa de moda, bolsos, CDs, electrodomésticos, ropa que no necesita, comer fuera en restaurantes, cosas que los hijos no ocupan, lotería, bingos, etc. Si viaja controle sus gastos, manténgase en el monto de viáticos.

d. Sume esos gastos y se va a sorprender!!! Tal vez usted puede también ahorrar parte de esos gastos.

5. Procure cambiar de hábitos. Ponga límites y revise si hoy debe modificar alguna costumbre en sus gastos.

a. Por ejemplo paseos caros o salidas al cine si están ahorrando, tal vez puede divertirse de forma más económica, con los hijos.

b. Si acostumbra salir a comer fuera todos los fines de semana, eso puede cambiarse por una comida en casa y compartiendo con familia y amigos.

c. Evite darse lujos que no puede, aparentar por el qué dirán, la presión social o laboral, para irse de “fiesta”. Sea sincero, y diga “lo siento no puedo hoy salir con ustedes, estoy en plan de ahorro o economizar”.

d. Diga no y actúe honestamente. No caiga en la tentación de pedir prestado.

e. Si tiene créditos que le afectan, revise si puede cambiarlos a una mejor condición.

f.  Evite usar tarjetas de crédito que no sabe si va poder pagar.

g. Evite negocios ilícitos. Todo algún día va salir a la luz. No comprometa su futuro y el de su familia, eso sólo va empeorar las cosas.

6. Genere formas de ingresos extras siempre que éstos sean honestos.

Si desea una mejor situación financiera, tome en cuenta que su trabajo es una fuente de ingresos pero no la única, hay más de una forma de generar ingresos extras.

a. Haga cosas en casa y véndalas, Dios le ha dado a usted capacidades y con esfuerzo puede ir más allá de lo que tiene hoy.

b. Hable con amigos, esté atento a anuncios de entidades que requieran servicios que usted puede dar.

c. Si está dentro de sus posibilidades, busque un trabajo extra horario, sin descuidar “el balance con el tiempo familiar”.

Compartir este artículo