Formando hijos a prueba de deudas

Compartir este artículo

Se necesita poco esfuerzo para enseñar a los niños sobre el dinero . Y la recompensa es enorme.Mary Hunt

Por Javier Angulo Cardinale

¿Misión Imposible? Claro que no…

Los padres tenemos múltiples desafíos con nuestros hijos hoy en día, uno de ellos es cómo desarrollar en ellos el carácter para que crezcan sin depender de las deudas.

Sus hijos son el blanco

A menos que los niños aprenden técnicas sencillas de manejo sabio del dinero, tener más dinero nunca será suficiente.

Y el crédito fácil pretende enseñarles cuando son jóvenes que gastar más de lo que pueden es permitido. Si no se toman medidas de protección para alertar y educar a sus hijos, su futuro financiero podría estar en serios problemas. Esa es la mala noticia.

La buena noticia es que hay formas que muestran a sus hijos a decir «no» a la seducción de crédito por consumo. Yo lo llamo un plan a prueba de deudas. Es sencillo y le dará a sus hijos la confianza financiera que necesitan para vivir libre de deudas en el mundo real.

Todos podemos trabajar para ayudar a los niños a ser responsables los administradores de dinero. Si usted tiene hijos, estoy seguro de que ya se está preguntando: «¿Cómo lograr que los niños que usan su dinero del almuerzo para comprar videojuegos aprendan a pagar sus facturas mensuales? «¿Cómo pueden evitar las deudas de tarjetas de crédito?» «¿Cómo pueden prosperar en la economía rápidamente cambiante de hoy en día?» son desafíos de los padres modernos” (Mary Hunt).

Compartiremos algunos principios que nos ayuden a formar hijos a prueba de deudas.

Errores típicos:

  1. Pensar que es una conversación de una sola vez y ya!
  2. Asumir que es lógico y que ellos saben.
  3. Creer que la cantidad es lo importante.

Cuatro ideas que le pueden ayudar

1ª Idea: ¡Sea natural!

Incluya la enseñanza sobre el dinero como parte del resto de hábitos y enseñanzas que debe dar a sus hijos.

Inculque estos valores como le enseña a recoger la ropa del baño, o a lavarse los dientes, o a arreglar su habitación. No los asuste, no haga del dinero el “villano” sino un recurso.

2ª Idea: ¡El USO del dinero es lo importante!

Hay personas que tienen la expectativa que sus hijos hagan mucho dinero, y eso no es lo que debemos transmitir a nuestros hijos.

Lo que debemos enseñarles es que el USO del dinero es clave para tener salud financiera. De tal manera que si le enseñamos a usar unos cuantos centavos de pequeños y aprenden algunos hábitos de administración, lo van a replicar cuando sean adultos, y ganen miles o millones.

3ª Idea: Cuente historias.

Las historias despiertan el “imaginario” de nuestros hijos y les ayuda a ver de forma práctica los beneficios de hacer un uso adecuado del dinero y los peligros de ser imprudentes.

Trate de dejar una sola idea o enseñanza por historia que ellos puedan aprender y aplicar. Use enfoque positivo y a veces negativo para dejar un principio sembrado en sus mentes y sus corazones.

Son historias que usted ha leído, o ha escuchado o que ha conocido.

Por ejemplo: Gente que ganó un premio y luego lo malgastó. O historias de personas que ahorraron y luego alcanzaron sus metas. La historia del Hijo que le pide a su papá la herencia y la malgasta y luego queda en la pobreza, pero que luego sus papá le da otra oportunidad. O contarle historias suyas mostrando los aprendizajes de ahorrar, de vivir con moderación o el riesgo de tener deudas.

4ª Idea: Frascos con propósito 20-20-60

Reutilice tres frascos para que sus hijos aprendan a distribuir el dinero. Entre más pequeños inicien mejor pues ellos no lo van a cuestionar, simplemente van a aprender mediante las acciones.

Inicialmente no importan las cantidades que se coloquen en cada frasco luego puede aplicar la regla 20-20-60.

Frasco A: Ahorro. Anote para qué desea ahorrar.

La meta es ahorrar el 20% de lo que recibe.

Esto les enseña que guardar hoy les permitirá lograr sus metas mañana, y desde luego pasando ese ahorro a una cuanta de alguna entidad financiera. Este principio les va a mostrar que más que disciplinarnos para pagar deudas debemos disciplinarnos para ahorrar. Es importante que luego al utilizar el dinero ahorrado reforzar la “gratificación” del ahorro.

Frasco B: Dar. Anote a quien o que desea apoyar.

La meta es dar el 20% de lo que recibe.

Este frasco les enseña el valor de la generosidad y el desprendimiento. Formará hijos menos egoístas, que podrán pensar en las necesidades de los demás, incluso otros niños. Es importante que vayamos formando el hábito de la bondad y desapego al dinero en nuestros hijos. Sino luego los malos hábitos y valores serán como un Boomerang contra usted. Pueden anotar el nombre de un refugio.

Frasco C: Gastar. Anote para que lo va a utilizar.

La meta es usar el 60% de lo que recibe.

Este frasco les enseña que el dinero debe suplir nuestras necesidades básicas y algún otro gustito. Es importante que lo utilicen para no crear mucho apega a la acumulación por la acumulación.

Compartir este artículo