Ideas prácticas para ahorrar en la compra de comestibles

Compartir este artículo

Si no tiene aún claro el precio de los productos, lleve con usted una calculadora, de esta manera controlará el total de los gastos.

Por Vilma Saborío

A continuación, una serie de ideas que le pueden ayudar a ahorrar en cuanto a las compras de comestibles, ya sean mensuales, quincenales o semanales.

1. Si nos hacemos el hábito de planificar las compras de los comestibles, tendremos un ahorro significativo en nuestro presupuesto para alimentación, así como en el consumo del combustible o del taxi cuando salimos de compras.

2. Para esto, debemos primero buscar y comparar los lugares que nos ofrecen precios de mayorista o venta de alimentos en bulto, y así adquirir comestibles para períodos más largos. Debe tenerse en cuenta que esto tiene un costo anual de membresía en algunos lugares, y que no debemos descuidar la calidad nutricional de nuestra familia.

3. Ahora bien, aparte de tener establecido el lugar y la cantidad de dinero destinada para este fin en nuestro presupuesto familiar, es necesario no salir a realizar las compras en horas antes del almuerzo, ya que el sentir hambre será una tentación para adquirir algo más que no está planeado, en especial si le atraen de gran manera las cosas dulces. Además, en la medida de lo posible deje a los niños en casa para evitar presiones innecesarias.

4. Si no ha tenido la experiencia de confeccionar un menú semanal o mensual, dese la oportunidad de planear sus comidas. Esta práctica le traerá ahorro no sólo de dinero sino también de su tiempo. Es conveniente tener muy claro los gustos de la familia y luego así poder seleccionar las verduras y las frutas de temporada, esto traerá gran economía, balancear bien la nutrición y evitar comprar algo que no aprovecharemos.

Existen libros en el mercado con menús ya confeccionados, pero también no dude en usar su creatividad. El tiempo que dedique en su confección es muy valioso, aproveche cualquier espacio de su tiempo y toda su familia lo agradecerá al comer sano, variado, balanceado y sobre todo será más económico.

5. Otro detalle que debemos de tomar en consideración es cómo vamos a almacenar los alimentos una vez que los traemos del supermercado. Asigne un lugar seco y cerrado y ordénelos de manera que pueda verlos bien para cuando los necesite y que unos con otros no se maltraten. Cuide que las envolturas estén sanas para evitar la entrada de insectos o páselos a recipientes con tapa y rotúlelos para que estar al tanto de qué contiene cada envase.

6. Tenga el cuidado de revisar las fechas de vencimiento de cada producto y ordénelos del más viejo al más nuevo. Esto le evitará que tenga que consumir un producto en mal estado y tener pérdidas de dinero.

También recuerde:

• Planificar la compra para períodos más largos (mensual, bimestral) en el caso de granos y productos enlatados, así como de aseo general y personal.

• Si no tiene aún claro el precio de los productos, lleve con usted una calculadora, de esta manera controlará el total de los gastos.

• Reduzca o elimine de su lista el uso de productos desechables, como platos, vasos, servilletas, pajillas o pañuelitos faciales; en su lugar use limpiones y servilletas de tela.

• Evite la compra de cereales procesados y endulzados, son más costosos y poco nutritivos. Si tiene niños pequeños procure prepare la papilla en casa.

• Evite los alimentos pre-cocinados y procesados congelados, ya que a pesar de que son prácticos al calentarse en el horno microondas, son altamente costosos y poco nutritivos.

• Pruebe los productos que llevan la marca del mismo supermercado. Generalmente son los enlatados y resultan más económicos e igualmente nutritivos.

• Aproveche los productos en oferta solamente si están en su lista de compras.

• Cuando esté en la caja registradora preste mucha atención en el cobro de los productos y si tiene dudas verifíquelos en su casa, y haga el reclamo correspondiente si detecta algún error.

• Si en lugar donde vive no hay abastecedores cercanos para compras de emergencia y tiene niños pequeños, mantenga siempre leche en polvo para casos de emergencia.

• Para las verduras, frutas y legumbres es recomendable hacer una lista también. El tener un menú previamente establecido para la semana será de gran ayuda para comprar sólo lo que necesitará en esa semana.

• Seleccione muy bien la compra de verduras y frutas, procure que estén en temporada, ya que esto hará que sus precios sean más económicos. Si le es posible, realice estas compras en la feria del agricultor, ya que en el supermercado los precios son más elevados por el empacado.

• Para la compra de las carnes resulta mucho mejor escoger los cortes que prefiere en una carnicería de su localidad, recuerde que en el supermercado le cobrarán por empacarla y quizá las cantidades exactas que necesiten no son las de los paquetes ya empacados. Es muy importante también el almacenarla en su refrigerador, asegúrese que esté bien empacada en recipientes o en papel adhesivo con su respectivo nombre para el momento que desee descongelarla y utilizarla.

• No descongele los alimentos que no usará, esto los dañará y perderán sus valores nutritivos. Sáquele buen provecho a su refrigerador y guarde los alimentos bien empacados y en lugares designados para cada alimento, ésta práctica le traerá también un ahorro en el consumo de energía de su aparato enfriador.

Compartir este artículo