Los niños y el ahorro

Compartir este artículo

Los padres y otros adultos son fuente de información e inspiración para los niños en diversas áreas de la vida, y el ámbito financiero no debe ser la excepción.

Por Elena Calderón Zúñiga

El tema de las finanzas, por lo general, se ha suscrito a la vida adulta. El manejo del dinero y el ahorro son conceptos que no suelen relacionarse directamente con los pequeñines.

Sin embargo, tomando en cuenta que durante nuestra infancia adquirimos hábitos que pueden contribuir positivamente a lo largo de nuestra vida, a los padres empieza a resultarnos interesante conocer más sobre el asunto.

Desde muy pequeños

Es interesante observar la manera en que un niño pequeño consigue obtener lo que desea; podemos descubrir que en muchas ocasiones, logra su objetivo, con una dulce mirada, una sonrisa o un episodio de llanto. Conforme el niño crece, es importante que los padres se preocupen por equilibrar la triada: deseo – medio para obtener lo deseado – logro, con el fin de fomentar actitudes sanas en la consecución de metas, tanto en el ámbito personal como material.

Los niños en edad preescolar, pueden iniciar su acercamiento al mundo financiero a través de estrategias como el ahorro. El ahorro puede iniciarse con una alcancía o “chanchito”, donde el niño podría depositar monedas regularmente, con el fin de alcanzar una meta: la compra de algún juguete o libro, o bien, un regalo para un ser querido. Es importante hacer hincapié en la importancia de que este proceso de ahorro para un objetivo específico, no se extienda demasiado, pues esto podría desmotivar al pequeño.

Diferentes entidades bancarias apoyan la iniciativa del ahorro, permitiéndoles a los chicos tener su propia cuenta. Por ejemplo, algunas instituciones bancarias tienen sistemas de ahorro para los menores, que permiten a los padres o encargados abrir una cuenta a nombre del pequeño.

Un detalle que no puede pasar desapercibido, es la necesidad de inculcar en los pequeños la idea de que el dinero es un medio para obtener las cosas que necesitamos o deseamos, y por esta razón deben pensar con cuidado en que van a usarlo. Por ese motivo, es valioso orientar a los niños antes de que tomen una decisión.

Si bien la toma de decisiones es una práctica que los niños comienzan a experimentar a temprana edad, y que se ve reflejada en los periodos de juego, en el helado que quieren comprar y en muchas otras situaciones cotidianas, esta habilidad se hace cada vez más importante en su vida, y puede convertirse a la larga en un excelente aliado para su incipiente economía.

El manejo del dinero puede ser una aventura agradable para los niños, siempre y cuando podamos agregarle un toque de diversión. Los más pequeños pueden aprender la diferencia entre moneda y billete. Los mayorcitos pueden aprender a contar dinero y a pagar las compras en la pulpería. El tema del dinero no es necesario dejarlo para cuando crezcan, desde chiquitos podemos instruirles en una sana y cuidadosa manera de ver sus finanzas, empezando por su dinero para la soda, su mesada, o el dinero que le regaló su abuelito para el cumpleaños.

Los padres y otros adultos son fuente de información e inspiración para los niños en diversas áreas de la vida, y el ámbito financiero no debe ser la excepción. Los buenos consejos relacionados con la manera en que gastan su dinero y la motivación hacia el ahorro, representan los primeros pasos hacia un buen manejo de las finanzas en el futuro.

Consejos para niños financieramente exitosos

  • Tengo metas claras para mi ahorro.
  • Hago un plan, que incluya la cantidad de dinero y el tiempo que necesito para alcanzar dicha meta.
  • Siempre que recibo dinero, ahorro una parte.
  • Procuro ahorrar semanal o mensualmente.
  • Pienso bien en lo que deseo comprar, para evitar gastos innecesarios.
  • Pido el consejo de mis padres o de un familiar cercano cuando quiero hacer un ahorro o realizar una compra.

 

Compartir este artículo