¿Mesada? 7 Preguntas que usted debe contestar antes de decidir sobre la mesada para sus hijos e hijas

Compartir este artículo

Siéntese a conversar con sus hijos y juntos definan cuánto, para qué, y formas de utilizar y cuidar el dinero de la mesada. Pruebe y reajuste los montos y hábitos.

Por Javier Angulo Cardinale

El educar a nuestros hijos en el manejo del dinero ya no es una opción, sino una prevención. Miles de personas adultas no aprendieron buenos hábitos para administrar su dinero y hoy viven las consecuencias

Introducción

El propósito de la mesada es hacer que el niño y el joven aprendan a manejarse con un presupuesto de gasto. Razones por las que debemos enseñarle a nuestros hijos a administrar el dinero:

  1. Los hijos entran en una disciplina educativa que les predispone a aprender.
  2. La entrada a clases requiere establecer ciertas rutinas tales como hora de levantarse, tiempos de comida, tareas y hora de acostarse. Una de ellas puede ser el uso del dinero.
  3. Existen necesidades específicas que deben ser cubiertas durante el tiempo de clases, tales como pasajes, comidas o bebidas en los recreos.
  4. Podemos pensar en crear niveles de uso del dinero para desarrollar aptitudes sanas.

A continuación 7 preguntas que usted debe contestar antes de decidir sobre la mesada para sus hijos e hijas:

Pregunta # 1 ¿Ya decidió dar dinero a sus hijos? ¿Cuánto piensa o puede darles?

Esta debe ser una conversación con su pareja y con sus hijos. Durante la cena es ideal, después de comer, con el televisor apagado y muy concentrados. Ellos deben entender el propósito de la mesada, hacerles ver para qué debe usarse, y cuánto piensa darles. En este caso tenemos tres tipos de padres de familia:

Los primeros que dan de forma muy restringida, no debemos dar por sentado que debemos dar mesada. Algunos padres suplen a sus hijos transporte, merienda y almuerzo, no siempre es necesario. Sin embargo, algunos padres dan algún dinero a sus hijos para emergencias o eventualidades.

Un segundo que suele dar dinero para pasajes, meriendas y almuerzos, lo cual les va a representar un monto más alto de mesadas.

Un tercer grupo de papás tiene una práctica intermedia. Dan alguna merienda o almuerzo, y dan un dinero para que sus hijos cubran uno de los gastos, sea diariamente o algunos días por semana.

Pregunta # 2 ¿Para qué gastos quiere darles?

No les de más de lo que necesiten aunque usted tenga el dinero para hacerlo ¿Pasajes, meriendas, almuerzos, o ahorro? Esto implica que es vital, en conjunto con sus hijos, ayudarles a distribuir el uso del dinero que van a recibir cada semana o mes. Con casos concretos pruebe cantidades para ver cómo les va y analizar si deben ajustar los montos.

Ejemplo:
•Damos X cantidad por semana.
•Debes ahorrar X cantidad por semana.
•Ayudar a otros: X cantidad por semana.
•Definir montos para otros gastos contemplados.
•Si sobra dinero, incentivar el ahorro para otras actividades.

¿Vamos a darles sólo para la escuela o colegio o vamos a incluir lo del fin de semana?

Pregunta # 3 ¿Va a dar lo mismo a cada uno de sus hijos o hijas?

Conversen y háganlo en equipo. Que ellos puedan entender por qué a un hermano le pueden dar más y a otro menos, ya que el dinero debe darse de acuerdo a las edades y de forma escalonada conforme los hijos vayan madurando y desarrollando capacidades de administración de su dinero.

Las mesadas no deben ser discriminatorias. Es decir, al niño se le dá más que a las niñas. La diferencia es únicamente por diferencia de edad, pero no de género.

Además no les de más ni menos de lo que necesitan.

Pregunta # 4 ¿Dónde llevarlo y usarlo?

  • Billetera
  • Bolsita plástica anotando el uso
  • Recordar monto diario
  • Recordar uso…

Además, es recomendable tener una alcancía para los ahorros del año, la misma no se debe de abrir hasta la fecha meta. Pueden también tener un recipiente, frasco, cajita o billetera donde tengan la mesada completa de donde tomen cada día lo que necesitan.

Pregunta # 5 ¿Cómo enseñarle a usarlo?

  1. Evite darle billetes de grandes montos, en su lugar procure darles billetes que les facilite administrarlo, especialmente los menores de 15 años.
  2. Acostúmbrele a que no se lleve todo el dinero cada día sino que fije un monto por día. Esto le reduce el riesgo de que lo pierda, se lo hurten o que se confunda en las compras.
  3. Enséñele a separar un ahorro cada vez que recibe la mesada, uno para fin de año y otro como reservas para festivales, y otras actividades que lo puedan acceder.
  4. Los más pequeños ponga el monto diario en una bolsita o billetera o monedero con su nombre y el nivel o grupo, si la Institución lo permite, por ejemplo: «Mariela Castro 5-2 o 5º B»si lo olvida o pierde para que la Maestra o Profesor les ayuden.

Pregunta #6 ¿Cómo saber que lo usa bien?

  1. Hága del uso del dinero una rutina más de la escuela o colegio.
  2. Deles una libreta para que lleven un registro.
  3. Converse con ellos para ver cómo les va.
  4. No es recomendable que se lleven todo el dinero cada día.
  5. Aconséjeles que no porque lo lleven implica que DEBEN GASTARLO.
  6. Deles el dinero Semanal, mensual, quincenal… va depender de la edad y de la forma en que le pagan a usted.
  7. Esto es fundamental para crear las rutinas de ellos. Donde sepan con cuánto van a contar cada semana, día o mes.

Pregunta # 7 ¿Cuáles son las reglas del juego?

  1. Lo que se les provea deben administrarlo, si se les acaba es su responsabilidad. Deben entender que papá y mamá no son una línea de crédito o un banco.
  2. Si no lo gasta todo, debe ahorrarlo, no debe ser castigado rebajándole la mesada. Esto no estimula al propósito de la misma.
  3. Respetar el ahorro de los hijos. Algunos padres cuando los hijos no lo gastan todo, luego le toman prestado el dinero a los niños para otros gastos y no se lo pagan. Este dinero es de ellos y si lo ahorran, este ahorro debe ser respetado.
  4. Sea consistente, asi ellos saben qué esperar de usted.

El error más grande de los padres y madres es darles dinero a los hijos e hijas y no enseñarles cómo utilizarlo.

Desarrollar bien el tema de las finanzas va a ser de gran ayuda para los niños y niñas, tanto como para usted.

Para recordar:

Siéntese a conversar con sus hijos y juntos definan cuánto, para qué, y formas de utilizar y cuidar el dinero de la mesada. Pruebe y reajuste los montos y hábitos.

Compartir este artículo