Siete pasos para Ahorrar

Compartir este artículo

Piense por un instante, cuánto dinero tendría usted si hubiera ahorrado un 10% de lo que ha ganado toda tu vida hasta el día de hoy.

Por Javier Angulo Cardinale

Es importante tener un plan de ahorros que le permita alcanzar sus metas y prevenir el futuro. El plan de ahorros es una herramienta fundamental para controlar sus gastos, y para ello a continuación damos unos pasos que usted puede aplicar de forma muy sencilla.

1. Establezca propósitos y metas de ahorro. De forma individual o en familia tome un tiempo para identificar propósitos importantes por los cuales van a ahorrar, y que no podrían obtener de otra manera. Haga ejercicios iniciales de metas a tres meses, para desarrollar el hábito, luego aumente esas metas a 6 meses, y luego a un año, y así estará listo para ahorros de mediano y largo plazo.

2. Determine cuánto ocupa para lograr esas metas. Digamos que ustedes deciden ahorrar para cambiar el refrigerador, y la meta es ahorrar al menos $600. El propósito es mejorar el menaje de casa y la meta $400

3. Evalúe por cuánto tiempo debe ahorrar y cuánto para llegar a la meta. Supongamos que para alcanzar esta meta pueden ahorrar unos $200 al mes entre toda la familia. Entonces el monto sería alcanzado en tres meses. Sea realista al momento de estimar estos montos para no crear falsas expectativas en usted y en su familia. Para ello pueden tomar la decision de ahorrar en cuatro meses y el monto será menor. Usted puede ahorrar separando la cantidad mensual y depositándola en la entidad financiera de su confianza.

4. Identifique qué gastos puede reducir para incrementar sus ahorros. Si usted toma un tiempo un fin de semana y revisa su alacena y sus recibos se va dar cuenta que usted aún puede bajar gastos innecesarios. Camine desde el patio a la cochera y va descubrir muchos gastos que bien pueden economizarse en el baño, en las comidas, en las compras de ropa, en las salidas a comer fuera, en el transporte, en luz, en agua, entre otros, y haga un plan de ahorro, sin caer en el estrés o la obsesividad de controlar demasiado.

5. Decida dónde va a guardar sus ahorros y bajo qué instrumento financiero. Hoy día hay muchas opciones para guardar su dinero. Sabemos que la casa no siempre es el lugar más seguro por dos motivos. El primero es que usted o un familiar pueden caer en la tentación de tomar ese diner pues lo tienen a mano. El segundo riesgo es que se pierda por causa de robo. Usted puede elegir ahorrar en instituciones formales, donde no sólo van a estar más seguros sino que ganan al menos algo de intereses. Recordemos que las entidades financieras ofrecen una variedad de instrumentos que usted debe valorar, visitando estas entidades o solicitando que le visiten en su lugar de trabajo o en su hogar.

En este caso debe tener en cuenta los requisitos que cada entidad pida para abrir o mantener su ahorros, tales como depósitos mínimos, costos de retiro en el caso de certificados a plazo, horario de atención entre otros. Algunas personas deciden guardar sus ahorros comprando activos como propiedades, que suben de valor en la mayoría de los casos, o comprando artículos de oro, eso se considera un ahorro informal con la desventaja de que en caso de ocupar el dinero de forma inmediata, debe esperar a que lo venda, y por ende es más difícil traducirlo en efectivo.

6. Mantenga la disciplina, y lleve la cuenta de sus ahorros, para ganar ánimo. Se necesita gran disciplina para no tocar los ahorros para otro propósito que no sea el que usted definió para esos ahorros, especialmente si los guarda en casa.Algunas personas acuden a mecanismos como cooperativas o asociaciones solidaristas que le deducen el ahorro de su salario de forma automática, y por lo tanto facilita esta disciplina, evitando así la tentación de gastarlo antes de ahorrarlo. Recuerde seguir de cerca y de forma regular el avance hacia su objetivo o meta, y así ver qué tan cerca se encuentra de lograrlo. Revise al menos una vez al mes, sus estados de cuenta, libretas o vía internet su cuenta para determinar el estado de su ahorro.

7. Asegúrese de usar sus ahorros en el propósito definido en el paso 1. Uno de los riesgos de ahorrar es la forma en que se utilice. Es decir, supongamos que ahorramos para comprar una refrigeradora por cuatro meses, pero al momento de retirarlo lo uso para dar la prima de un auto. Esto es variar el plan original, y no es recomendado salvo que surja una emergencia que amerite usar esos ahorros, y de común acuerdo con sus familiares. Esto requiere de mucho compromiso, dominio de sus propios deseos y de gran disciplina.

Creatividad en marcha…

“… Esta joven pareja hizo una elección muy inteligente. Vivieron con el sueldo de ella y ahorraron todo el salario mensual de él. Pusieron su dinero en fondos de inversión bien elegidos y se sentaron a ver cómo el dinero se acumulaba”.

“Otra familia, decidió que ahorrarían moneda tras moneda durante todo el año y al final podían comprar regalos sin necesidad de tocar su aguinaldo.”

“Esta familia se divertía equilibradamente y ahorraba consistentemente, al llegar sus hijos e hijas a la universidad, sus padres tenían suficientes ahorros para cubrir los gastos de universidad de 4 años consecutivos.”

“Este hombre decidió mantener un ahorro consistente que le permitiera mantener su familia y sus obligaciones en caso de perder su trabajo. Cuando la empresa hizo una reestructuración, fue despedido. Sin embargo, sus ahorros fueron suficientes para cubrir casi 5 meses de su ingreso. Afortunadamente encontró un nuevo empleo a los 2 meses después y no fue necesario utilizar todos sus ahorros.”

“Esta sabia mujer tomó junto con su esposo la decisión de pagar todo el año lectivo de su hijo con el aguinaldo, con lo cual aseguraban que no sacrificarían la educación de su pequeño en caso de una crisis, y a la vez recibían un atractivo descuento del 10% por pago anticipado de matrícula.”

Finalmente, “Una pareja decidió ahorrar al menos el 5% de sus ingresos, por dos años, y lo asumían como si fuera un pago obligatorio, lo cual les permitió comprar muebles y artículos básicos antes de casarse.”

Piense por un instante, cuánto dinero tendría usted si hubiera ahorrado un 10% de lo que ha ganado toda tu vida hasta el día de hoy.

Compartir este artículo