Ahorremos para emergencias e imprevistos

Compartir este artículo

Siempre vamos a tener gastos no contemplados en nuestro presupuesto, a eso llamamos emergencias o imprevistos. Los imprevistos económicos son sin duda situaciones difíciles para cualquier persona o familia, y ¡siempre ocurren en el momento menos esperado!   

Yo he experimentado imprevistos como electrodomésticos dañados, goteras en la vivienda, enfermedad de un familiar, auto con problemas, mascota afectada de salud, entre otros. Por ello, es bueno estar preparado(a) y disponer de un fondo de emergencia para hacerle frente a este tipo de eventos, y así evitar un endeudamiento no planificado o la desatención de un gasto o compromiso necesario para hacer frente a la urgencia.  

 

¿Para qué ahorrar?  “Una persona prevenida vale por dos” 

Ser previsor(a) es una necesidad. Es muy importante tener los recursos para hacer frente a una enfermedad, emergencia o imprevisto. La pregunta es ¿cómo lograr esa seguridad con mis ingresos actuales? La respuesta está en saber cómo planificar y ahorrar.   

Me imagino que al igual que yo usted ha tenido que atender emergencias de salud, reparaciones en su vehículo, o bien daños en casa por factores climáticos. Muchas veces si no se tiene un fondo algunas personas se endeudan con la tarjeta de crédito o dejan pasar el tiempo sin resolver el problema lo cual aumenta las posibilidades de tener que desembolsar más pues el daño por ejemplo de una gotera puede aumentar. 

 

¿Cuánto destinar?  

La cantidad que usted puede ahorrar depende de su situación personal. Lo recomendable es analizar cuánto dinero podría necesitar de manera urgente. Medite en cuántos gastos imprevistos tuvo durante los últimos 6 meses a un año, calcule el promedio y le dará una idea del monto a reservar mensualmente. Para ello tenga en cuenta las personas que dependen económicamente de usted, así como sus gastos, y trate de ahorrar una cantidad que le permita cubrir los gastos prioritarios, en un período de tres a seis meses. Incorpore ese monto en su presupuesto personal o familiar. 

Por ello le recomiendo hacer una lista de todos los gastos no previsibles y los mantos invertidos para estimar cuánto ahorrar.  

 

¿Dónde guardarlo?  

Es clave que si pasan uno o dos meses y no acontece ningún imprevisto, mantenga el dinero guardado pues no sabemos de qué tamaño va llegar a ser el imprevisto. Lo ví con un hombre que no guardaba, pues decía que no le alcanzaba, luego de revisar y bajar algunos gastos logró crear un fondo de emergencias que cubrió casi la totalidad de un daño del motor de su auto. 

  • Téngalo a su alcance. Su fondo para emergencias debe estar disponible en cualquier momento, un tipo de ahorro “a la vista”, guárdelo en una cuenta bancaria con disponibilidad inmediata o inviértalo en instrumentos que por sus características permitan su retiro cuando usted lo requiera. Si después de un mes no tuvo imprevistos manténgalo ahorrado pues no sabemos de qué tamaño puede ser un eventual imprevisto. 
  • Seguridad. Elija preferiblemente entidades autorizadas y supervisadas por las superintendencias del sistema financiero. Sea responsable, fíjese bien a quién entrega su dinero. 
  • Busque rentabilidad. Un fondo de emergencia debe estar disponible siempre que lo requiera, pero no por ello debe tener el dinero guardado en su casa. Además del riesgo que implica, no produce ningún rendimiento. Infórmese en su entidad financiera y búsquele una rentabilidad, por pequeña que sea.  

 

Fíjese objetivos para lograr su ahorro 

Para mejorar su salud financiera y acumular un ahorro de emergencia se recomienda: 

  • Separe un monto de su ingreso para el ahorro. Este debe ser su objetivo principal. Estar sin ahorros es sinónimo de estar desprotegido frente a cualquier imprevisto. Puede ponerse una meta cada vez que recibe su salario o una meta a alcanzar como un fondo. 
  • Controle sus gastos para llegar sin preocupaciones a fin de mes. Evite gastar el dinero de forma innecesaria, para que no afecte su economía.    
  • Disminuya sus deudas.  Cualquier atraso en el pago de una deuda puede agravar su situación económica. Establezca como una de sus metas reducir sus deudas lo máximo posible.  
  • Proteja a su familia en todo momento. Si tiene personas a su cargo o inclusive para protegerse usted mismo, es conveniente que separe un fondo que le permita mantenerse en caso de sufrir algún percance, emergencia, imprevisto o enfermedad. En caso de urgencia, si no ha retirado el Fondo de Capitalización Laboral quinquenal puede hacer uso de esos recursos.
  • Valore adquirir pólizas de seguro. Analice las diferentes opciones de seguros que le ofrece el mercado y que pueden servirle para enfrentar un evento inesperado. De este tema hablamos más ampliamente en otros artículos. 

 

Planifique su futuro. Piense en su seguridad financiera. Recuerde que toda decisión financiera que usted tome hoy, tendrá consecuencias en su mañana.  

Fuente: ENEF con ajustes de Javier Angulo C. y revisión de Kattia Castro y Tanya Brizuela 

Compartir este artículo