Buceando en la tempestad 

Compartir este artículo

Por: John Boza 

Yo, John hombre esforzado, muy trabajador, que viene de menos a más, luchador en tempestades,  desde hace 28 años a cargo de una familia compuesta por dos hijas bellas, un hijo bello y una esposa, mujer bella y hermosa, segura de sí misma.  

Yo, él gran proveedor, siempre alerta, siempre atento porque los amo inmensamente. Vigilante de que no falte nada, soñador e ilusionista en tener una casa propia, con un baño bonito, no de tablas dañadas paredes incompletas, sin agua caliente, con una puerta mal trecha, qué no abre ni cierra. 

Yo, un padre que les dé a sus hijos un lugar digno para jugar, no una casa vieja de la cual no se es dueño con patios en pura tierra, donde juegan. Disfrutan, sí, pero se lastiman sus piernitas de la tierra y el polvo. Me digo, algún día estarán en su propio patio. 

Un jefe de hogar, que sí, sueña con ser capaz de tener un trabajo estable, donde pueda superarse, donde pueda escalar y avanzar hasta el cielo sí es preciso. Un trabajo donde pueda tener un salario digno qué permita pagar una posible universidad para sus hijos, aunque sí, aún están pequeños, pero que merecen un maravilloso futuro. 

En esta etapa temprana de matrimonio, los primeros cinco años,  se formó cierto carácter de  resiliencia,  que permitió conseguir un puesto de trabajo en una organización maravillosa, donde competí junto con más de 300 para ser uno de los 75 seleccionados para trabajar por un semestre en un proyecto especial por un tiempo determinado. 

Esta acción maravillosa, cambió significativamente la vida de la familia de John,  las capacidades pulidas en los primeros años de lucha familiar, le permiten sobresalir en un tiempo muy corto. Logra un puesto fijo antes de vencer su contrato de 6 meses. Logra concursar por un puesto y la gana. Bravo! tiene trabajo fijo. 

El señor proveedor a los 3 años de los nuevos ingresos, compra un lote, una propiedad familiar donde sueña hacer su casa propia y donde sus hijos podrán  crecer seguros y sanos. Pero John, también empieza a adquirir una extraordinaria deuda. 

Casi dos años después construye su sueño su casa propia, un extraordinario esfuerzo físico y con la ayuda de muchas personas. Es linda, majestuosa, es  maravillosa, mucho sacrificio, pero es de sus hijos y de esa mujer bella, después de casi 8 años de alquilar en 8 diferentes viviendas. 

La vida es buena, el ingreso cambia significativamente, en la familia de John, llega dinero que permite tener  a sus dos hijas y su hijo en una educación pública pero con las cositas básicas bien equipadas.  

Poner a sus hijas humildemente en un deporte competitivo donde logran ser seleccionadas nacionales en natación por dos años, en un proceso de 8 años.  Y su hijo, logra enrolarlo en un deporte de bicicletas, donde a los 14 años sobresale como subcampeón juvenil, a los 18 compite por los primeros lugares en la categoría Elite. 

El amor es inmenso por mi familia, igual fue la deuda, estando comprometido una inmensa parte del salario, pero me dispuse y preparé para el sacrificio, trabajar más duro, más horas extras, y otros trabajos en las noches entre semana, los sábados y domingos. Para salir adelante me sustentaba el gran amor hacia mi familia. 

Mi personalidad me ha permitido hacer este tipo de esfuerzos, tomar riesgos extremos y sobrevivir, mi dominancia me ha permitido tener logros, me ha permitido dominar el miedo ante el riesgo o el desastre.   

La extroversión, es una característica la cual  me ha llevado a endeudamientos, en lo social ser parte del grupo es una necesidad básica en mi persona, llenar el vacío de aceptación. Pero dentro del  grupo soy muy sumiso, por ejemplo, si los colegas deciden ir a almorzar a un lugar caro, yo acepto aunque no tenga el dinero para ello usaría la tarjeta de crédito. 

Dos habilidades financieras principales que me han ayudado a llegar hasta donde estoy son: dominante y audaz. La parte dominante me ha permitido tener los logros propuestos, la audacia, me ha permitido accionar ante situaciones económicas sumamente complicadas y lograr avanzar. 

Dos debilidades financieras que tengo, las cuales he tenido que mejorar para tener salud financiera son, el ser sumiso y la exactitud. El ser sumiso ante grupos sociales de amigos lo debo cambiar por  ser dominante para no caer en gastos improvisados, ni desprogramados.  El otro aspecto sumamente necesario para mejorar es la escrupulosidad, ya que no tengo la habilidad de ser ordenado y estructurado en las finanzas. Es sumamente importante ser preciso y estructurado para dejar de improvisar en los gastos y la contabilidad mental. Necesito poder llevar un control ordenado y coherente en las finanzas. 

Un aspecto muy particular son los vacíos de infancia, ellos me han afectado de diferentes maneras, por ejemplo al tratar de llevar un estilo de vida acorde al “grupo” para sentirme aceptado, me ha endeudado sin lugar a dudas, esto me ha hecho sentir culpable, sobre todo ante mi familia y ante mí mismo, un accionar como este, entre muchos otros, ha limitado mi presupuesto completamente, lo cual en no pocas ocasiones  ha limitado a mi familia hasta en las cosas más básicas. 

Otro aspecto importante de mi personalidad es el rol de proveedor aprendido del modelo patriarcal, al estar encasillado en ese rol debo ser el único responsable de suplir todas las necesidades en la familia. Al no tener los recursos necesarios para lo esperado, debido al endeudamiento extremo me hace sentir insatisfecho y fracasado por no poder suplir el supuesto estatus auto impuesto. 

La forma de compensar y manejar estas emociones y sentimientos enfermizos sea reflejado en ser condescendiente, sobre todo en la familia, me cuesta decir no al conyugue o los hijos por un sentimiento de culpa, entonces empiezo a hacer uso de las tarjetas de crédito, lo cual me endeuda más. 

Otra forma de tratar de manejar  estas emociones es usando el YO, al estar con niveles altos de estrés o ansiedad sobresale el egocentrismo  para tomar decisiones financieras, no uso el nosotros. Esto ha aumentado el nivel de riesgo financiero al tomar esas decisiones unilateralmente. 

Hoy comprendo que una crisis financiera mal manejada lo conduce a uno a usar diferentes placebos como comprar un vehículo grande 4×4 todo terreno, bajo el criterio de¡ah! nos lo merecíamos. Otro placebo darnos paseos costos y con familiares donde yo aporto la mayoría de los costos. Otro fue crear una empresa familiar, donde sería una excelente oportunidad para que mi hijo menor formara su carrera como empresario y tuviera un futuro seguro como técnico en motocicletas. 

Estos placebos sobre todo el vehículo y el taller, me dejaron pérdidas millonarias, no quedo nada, más que las lecciones aprendidas de un egocentrismo desmedido, probablemente basado en una crisis emocional muy mal manejada. 

Mi verdadero deseo hacia el futuro es sentirme, LIBRE de DEUDAS impulsivas, sentirme en PAZ financieramente hablando. Todo esto no es otra cosa que el resultado de una personalidad un poco torcida con consecuencias en el aspecto financiero. Necesito ayuda para enderezar el rumbo de esta embarcación. 

Para ello estoy dispuesto a modificar y a ejercitarme en valores financieros apropiados, formar adecuadamente mi personalidad para buscar un ajuste adecuado hacia la conducta financiera saludable, ser esforzado, paciente, estructurado, persistente, enfocado en la meta financiera. 

Voy a dejar de pensar o creer que esta situación de endeudamiento será así siempre, de que una situación prospera es para unos pocos, que eso no existe para mí, que el vivir en prosperidad es un tabú. 

Espero con ello cambiar mi vida de endeudamiento en una vida prospera. Cambiar de una vida llena de angustia, a una vida en paz. Cambiar una vida llena de temores terribles porque no saber qué hacer, en una vida tranquila y planificada. Cambiar esas madrugadas sin sueño y en ocasiones con lágrimas silenciosas  por la angustia y el miedo, en una madrugada deliciosa, apacible y tranquila. 

Por cierto, un año después de estar en el Programa de Educación Financiera con Finanzas con Propósito, he logrado cancelar deudas, y justo este mes hice el primer pago anticipado de una de las deudas de acuerdo al plan que elaboré para alcanzar mi libertad financiera. 

Y al final sentirme LIBRE y en PAZ, con la vida, conmigo mismo, y con mi familia…. Ah y transmitir esto tan maravilloso a otras personas. 

 

Compartir este artículo