¿Cuánta mesada debo dar para la escuela o colegio?

Compartir este artículo

Por Javier Angulo C.

Introducción 

Miles de niños, niñas y jóvenes entraron a clases, y después de comprar los útiles escolares y uniformes debemos estar preparados para los gastos de sus hijos del día a día. Se dice que desde que un niño o niña no se coman el billete ni las monedas ya pueden empezar a aprender a utilizar su dinero. 

Siempre es un desafío para cada mamá o papá si dar o no mesada a sus hijos para los gastos en época escolar o colegial. Desde luego siempre va a depender de la capacidad de ingresos con que se disponga. 

 

¿Qué influye en la conducta financiera de nuestros hijos e hijas?  

Antes que todo debemos descubrir las fortalezas de nuestros hijos. Esto implica estar cerca de ellos, para de esta manera ayudarles en sus finanzas. Los siguientes puntos son insumos que le van a permitir prepararse y dialogar, sin asumir reproches ni criticar. Recordemos el poder que las palabras tienen en sus hijos. Asegúrese que su hijo e hija siempre le recordarán por sus palabras de ánimo, enseñanza y amor. 

En primer lugar tome en cuenta lo que aprenden en casa. Esta es la base fundamental para que mamá y papá puedan ir creando buenos hábitos financieros en sus hijos. Son los padres los que transmiten costumbres y patrones de comportamiento en relación al dinero que les permitirá o no ser buenas y buenos mayordomos de sus recursos en el futuro—no muy lejano.  

Moraleja:  

Asegure que usted es un buen ejemplo en casa y que no se desperdicia la plata . 

En segundo lugar, considere la personalidad de los hijos. Desde temprana edad, usted puede percibir cuál de sus hijos es más propenso a gastar y cuál tiende más a ahorrar. Puede ser que Juancito gasta cuando le dan plata y es persistente en que le compren X o Y juguete cada vez que pasan frente a una vitrina; mientras Florcita tiende a ser más moderada y no saca plata de sus ahorros, y no pide que le compren cuanto artículo ve en las tiendas. Es importante reconocer sus comportamientos en el área financiera, para de esta manera darles un trato diferenciado de acuerdo a su personalidad. Es decir si uno de los dos es más gastador o gastadora va requerir más límites y disciplina.  

Moraleja: 

¿A quién de los familiares se parece nuestro hijo o hija en cuanto a su comportamiento financiero? 

En tercer lugar, tengamos en cuenta que lo que tienta a los niños y las niñas es variable. 

Vaya identificando si suelen querer juguetes electrónicos, ropa o comidas rápidas dependiendo de su edad. Recuerde que mucha de la publicidad va dirigida a los niños y los jóvenes en todo lugar que visitan. Si puede regule esos tiempos de exposición a cierta publicidad y la influencia de la presión social y familiar, y a la vez enséñeles a manejar esa presión: No ocupo comprar todo lo que se me ofrece. 

Moraleja:  

Entienda las tendencias de sus hijos y aproveche para orientarles en sus gustos. 

En cuarto lugar, tome en cuenta la edad. No es lo mismo una niña de 9 años que un adolescente de 16 años. Por un lado el niño de 6 años va tender a comprar golosinas en la escuela y cosas dulces, así como antojos. Lo mismo sucede con el adolescente pero en mayor escala. Recordemos que los adolescentes tienden no solo a comer TODO lo que se les pone al frente en su plato, sino que tienden a tener hambre en varios momentos del día, como es normal en esta fase de su desarrollo.  Por otro lado, los adolescentes experimentan la presión social de sus amistades, donde se sienten  presionados por aquellos que andan más dinero y suelen gastar más. 

Moraleja: 

Aunque les de un trato por igual a todos sus hijos, es necesario que considere sus necesidades según sus edades. 

PREVENIR LOS ERRORES COMUNES 

  • MAL – ACOSTUMBRAR a los hijos al darles plata sin control 
  • NO ESTIMAR cuánto reservar semanal o mensualmente para los gastos escolares y extracurriculares 
  • NO AYUDARLES a llevar las cuentas 
  • No buscar FORMAS DE REDUCIR esos gastos 
  • Darles MÁS DE LO QUE NECESITAN 

ALGUNOS GASTOS A CONSIDERAR 

  • Transporte  
  • Comida en recreos 
  • Almuerzos 
  • Gastos de actividades especiales  
  • Proyectos 

 

¿Qué hacer? 

  1. Acuerde con sus hijos una cuota diaria razonable. 

Una vez que usted estima las necesidades de gastos por semana que tienen sus hijos, asigneles de común acuerdo cuánto dinero les va dar, cada cuánto y el uso que deben dar a ese dinero. Es importante promover el ahorro del dinero que se les va a asignar seminalmente. 

También debe definir si el dinero es para gastos de Lunes a Viernes o la mesada servirá para cubrir sus necesidades de Lunes a Domingo. Los gastos pueden incluir pasajes de autobus, comidas en recreos o almuerzos cuando no lleven de casa, alguna que otra diversion y desde luego el ahorro. 

Este dinero puede darse en efectivo en niños más pequeños, con control y ayuda de las maestras, o en tarjeta de débito en los más grandes, siempre que dicha tarjeta se acepte en las cafeterias de la escuela o el colegio. O bien puede hacerse en una combinación de efectivo y tarjeta de DEBITO.  Cabe indicar que la tarjeta de débito tiene la ventaja que puede llevarse un major control de los gastos. 

 

  1. Entrégueles la plata por semana (Con un colchón) y con su Plan de Gastos 

Una ez definida la cantidad, el periodo y el propósito de la mesada,  y programa una conversación de dinero por semana, es recommendable darles un cuadernito para anotar gastos por día y que usted los revise con ellos semanalmente. Esto les va crear el hábito de rendir cuentas y cuando crezcan va ser normal lo que para muchos adultos ho yes una lucha por falta de disciplina. Eso les creará el hábito de llevar el control de su plan de gastos y les va permitirç comparar ENTRE “Lo planeado” , “Lo gastado” y “Lo ahorrado”. 

Normalmente esta mesada no incluye gastos mensuales para las clases y actividades extracurriculares, tales como MENSUALIDAD en caso de colegios no públicos, gastos de ballet, futbol – deportes, danza, música, arte  que son excelentes pero implican pases, equipo etc. Lo mismo sucede con asignaciones, tareas y proyectos especiales e instrumentos de estudio o musicales. 

Se recomienda que usted como madre de familia y su cónyugue separen ahorros para hacer frente a estos gastos que de todos modos usted sabe se van a presentar. 

 

  1. Pídales cuentas de en qué están gastando su dinero y AJUSTE PERIODICAMENTE.  

Darle mesada a sus hijas e hijos, sin enseñarles a llevar control puede ser dañino.  Ya que van a adquirir el hábito de recibir y gastar sin ninguna disciplina de control. El control va permitirles evaluar si están gastando en cosas que no necesitan, o que gastaron demasiado rápido el dinero y no pudieron llegar al fin de la semana don dinero disponnible. Como sugerencia puede darles un cuadernito o libreta que les permita anotar los gastos donde se indique lo que recibieron, la fecha y cada gasto. Luego revisen el cuaderno juntos y sin enojarse, ni criticarlos, ni regañarlos, explore el porqué de su comportamiento financiero. Es por conducta, es porque lo mismo ven en casa, es por la edad, o por su personalidad impulsiva. Entonces les puede orientar, dependiendo de la edad, reviselos dia a dia, por semana y luego mensual.  

Ayúdele y acompáñele en el proceso del Manejo de sus Finanzas Personales El control adecuado les ayudará a prevenir malos usos del dinero y a ser excelentes administradores. También explore otros comportamientos tales como, vendí tal juguete o artículo, compré a un compañero tal aparato, invite a la compañera al recreo. Esto les indicará otras areas de orientación. Si usted nota que el dinero no alcanza hay que ver el porqué, y determinar sis u hijo o hija efectivamente está ahorrando de lo que recibe semanalmente para algún fin.  

 

  1. Premie la disciplina para que sus hijos logren sus metas 

La disciplina en si misma les ayudará en  tener una clara idea del manejo de su dinero y de su presupuesto para estudios. Foménteles buenos hábitos de cuido y alimentación, y a llevar comida de casa. Enseñe a sus hijos el valor de las cosas para que las cuiden. Fomente el ahorro de parte de la mesada semanal-mensual, y cada 

Para fortalecer estos hábitos usted puede definir algún premio desde el inicio  condicionado a lograr algún ahorro o bien mantenerse en la meta de las semana, o llevar el control de sus gastos. Una vez definido a acordado el incentivo cúmplalo! Premie el buen manejo del dinero y de las pertenencias. Incentive y celebre los buenos resultados. Premie por cumplimiento de Metas de Ahorro, o metas de reducción de gastos. Considere premios no materiales como comidas, salidas, o bien, duplicarles lo que ahorraron en la semana. 

Si hacemos el esfuerzo, talvez les podremos evitar muchos dolores de cabeza (A ellos y usted también) en el futuro y estos hábitos les ayude a lograr sus metas a futuro. Recuérdeles el ser agradecidos en todo, y a compartir con los demás.  

 

Recuerde las palabras de Salomón: “Instruye al niño en su camino y cuando fuere viejo nos se apartará de él.” 

Compartir este artículo