Estoy en Cobro Judicial. ¿Qué hago?

Compartir este artículo

Todo acreedor está dispuesto a un arreglo de pago antes de ir a un Cobro Judicial,  de manera que es importante establecer este arreglo y cumplirlo para no incurrir en problemas mayores.Eleanor Roosevelt

Por Javier Angulo Cardinale

¡Uyyy… me llamaron para avisarme que estoy en Cobro Judicial! ¿Qué hago? ¿Me van a embargar? ¿Puedo salir de este enredo?

Es común que se escuche hablar sobre el cobro judicial como quien ha escuchado una leyenda urbana, pero no se confunda, es muy real, y no todas las personas que tiene algún tipo de crédito poseen una noción adecuada de las serias implicaciones que tiene este proceso.

Si usted está analizando solicitar un crédito o ya tiene uno a su nombre, es necesario que se informe sobre la importancia de pagar sus cuotas al día, y estar consciente de las graves implicaciones de retrasarse en el pago.

Recordemos que al asumir una deuda, sea del tipo que fuere, se firma un contrato en el que el cliente acepta los términos e intereses, por lo que faltar al compromiso asumido con la institución financiera tiene implicaciones económicas y legales, desde el cobro de intereses por morosidad hasta el embargo del salario o el remate de un bien.

 1. ¿Qué es un cobro judicial?

Un cobro judicial es la forma en la que un acreedor se asegura por medios legales la devolución de un crédito. Es decir, cuando existe una deuda a nuestro nombre, o somos fiadores de una y esta no ha sido pagada en el plazo debido, y ya se han agotado todas las vías administrativas como arreglos de pago o compromisos de pago, se traslada el proceso a los tribunales de justicia donde es la corte la que decide el procedimiento y los arreglos necesarios.

Ahora bien, hay que tener presente que la cantidad de meses de retraso tolerable así como el procedimiento para el cobro en general, varía de una entidad financiera a otra, así como de país a país, por lo que es necesario informarse de los términos de su contrato.

Por entrar en cobro judicial se debe realizar el proceso por medio del abogado representante o prestamista, por lo que ya no es el acreedor el que decide la forma de pago sino la corte, lo que complica más el proceso.

2. ¿Qué implica un cobro judicial?

  • Cuando un proceso es elevado a cobro judicial el monto de la deuda se aumenta en un 50% por gastos administrativos, cobro de intereses corrientes, cobro de intereses por mora y honorarios del abogado.
  • Cuando un cobro judicial es interpuesto, la primera medida que se toma a nivel legal es levantar un embargo de todos los bienes y se congelan las cuentas bancarias y salarios del deudor, lo que significa que se retienen los bienes por mandamiento judicial, en espera de un juicio, esto implica que tampoco se pueden vender o traspasar los bienes o dineros.
  • Todos sus bienes embargados quedan congelados, es decir no se pueden traspasar o vender sin antes liberar el gravamen lo cual implica hacer la cancelación de la deuda al acreedor.
  • Los embargos que se aplican al salario limitan la capacidad de pago de la persona y generan un mal ambiente a nivel laboral, en muchas empresas se han establecido códigos de ética que no permiten que sus trabajadores tengan embargos.  Esto implica muchas veces despidos por problemas de embargos.
  • Un embargo puede tardar hasta 15 años en pagarse, dependiendo del monto de la deuda y del salario de la persona. Por lo que una persona embargada queda manchada por todo ese plazo como un sujeto de crédito.

3. ¿Qué hacer para salir del Cobro Judicial?

1. No se esconda, tenga calma. Algunas personas al saberse morosas se esconde del acreedor, lo que empeora considerablemente la situación, ya que si no se pueden comunicar con usted, y a la institución financiera se le terminan las opciones administrativas para cobrar el dinero adeudado, se pasará el proceso a nivel legal. No es conveniente que las personas se dejen embargar de ninguna forma, por eso mejor responda por sus deudas y busque llegar a algún arreglo.

2. Hable con la entidad financiera. Sí se puede hacer un arreglo, pero generalmente implica la cancelación total de la deuda y de los gastos legales correspondientes. Procure un arreglo aunque este pueda ser un poco complicado en pleno proceso de cobro judicial, ya que cancelar el proceso implica para el prestamista presentar un escrito ante los Tribunales para que se dé por terminado el cobro judicial, y esto sucede mayormente cuando el acreedor se ha dado por satisfecho con el cobro de la deuda.

3. Evalúe si puede conseguir dinero para un arreglo. Ya sea vender un bien como el automóvil, o pedir dinero prestado a algún familiar. Si por alguna razón se cae en un cobro judicial hay que buscar la forma de cancelar la deuda y levantar el embargo a nivel judicial lo antes posible.

Si bien un arreglo de pago modifica de forma negativa para el deudor los acuerdos establecidos al firmar el contrato inicial (ya que la cuota baja pero el plazo se extiende y los intereses a pagar aumentan), es mejor llegar a un arreglo o a un compromiso de pago que dejar que el proceso continúe y sea la corte la que tome medidas más agresivas para hacer valer el contrato aceptado con el acreedor.

Todo acreedor está dispuesto a un arreglo de pago antes de ir a un Cobro Judicial,  de manera que es importante establecer este arreglo y cumplirlo para no incurrir en problemas mayores.

4. No se endeude más para salir del cobro judicial. No pida otro préstamo a otra entidad financiera distinta para pagar el dinero que le debe al prestamista que le interpuso el cobro judicial, esto sólo crea una deuda nueva con más intereses que complicará aún más la situación.

Recuerde:

Si ya está en cobro judicial, y lo que responde por el préstamo es un bien, la corte procederá a embargarlo, por lo se recomienda que antes del remate se realicen las siguientes acciones:

  1. Trate de llegar a  un arreglo extrajudicial con el acreedor. Por lo general los bancos aceptan, ya que ningún acreedor desea llegar a estos límites, por lo que es común que no rechacen un arreglo de pago antes de tomar medidas más drásticas.
  2. Hacer el depósito de la deuda antes del remate y solicitar que se cancele el mismo. Es importante verificar el monto total adeudado y los honorarios de la o el abogado para depositar el monto correspondiente al acreedor, de lo contrario el proceso continuará su curso.
  3. Informarse, sobre su contrato, los procedimientos del banco y los cambios y actualizaciones de la ley en su país.

Compartir este artículo