Finanzas con propósito

Libertad para alcanzar metas financieras

Compartir este artículo

El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños.Eleanor Roosevelt

Por Javier Angulo Cardinale

Hay varias formas de dar en el blanco cuando uno juega a lanzar los dardos.  Una es practicando bastante, y la otra es lanzar el dardo y luego dibujar el blanco y decir: “Dí en el centro”. Trampa! Es cuando hacemos un gasto y luego lo justificamos.

En este artículo preste atención a las formas en que usted puede planificar sus gastos antes de usar su dinero.

La pregunta es: ¿Qué vamos a hacer este año? No es tan facil como decir “borrón y cuenta nueva”.

Cada vez que inicia un año, es fundamental revisar los aprendizajes del año anterior y retomar las prioridades y los planes para empezar el nuevo año, llenos de entusiasmo con metas financieras claras para nuestra familia.

Importancia de establecer metas

Dice el refrán que quien no sabe hacia dónde va, ya llegó. Es decir las personas debemos definir metas para esforzarnos en alcanzarlas. Existen al menos tres verdades sobre las metas que debemos tener en cuenta.

  1. Las metas nos ayudan a enfocarnos, en lo importante.
  2. Las metas nos dan dirección, al usar nuestro dinero.
  3. Las metas nos permiten medir cómo vamos, y corregir errores.

Las metas nos ayudan a enfocarnos, en lo importante. Enfoque es una de las virtudes de las metas. Cuando no tenemos claro lo que queremos gastamos el dinero en lo primero que se nos presenta. Por el contrario cuando tenemos claridad de las metas, dirigimos nuestro dinero a lo que hemos planificado. Por otro lado, evita que nos dispersemos en otros gastos no prioritarios.

Las metas nos dan dirección, al usar el dinero. Todas las personas desean lograr diferentes metas financieras, pero no presupuestan el dinero necesario para lograrlas. El definir metas crea el mapa de hacia donde ir y cómo aprovechar el dinero para lograrlo.

Las metas nos permiten medir cómo vamos, y corregir errores. No es suficiente tener un plan y enfocarse, es necesario darle seguimiento y corregir en el camino. El plan es la clave para recordar los pasos a seguir y motiva ver los avances positivos en dirección a las metas. Por otro lado ayuda a tomar decisiones que garanticen a pesar de los errores, avanzar.

Dos Errores frecuentes al empezar el año que debemos evitar:

Error Nr. 1: Empezar a gastar el dinero sin haber definido prioridades, es como empezar un viaje sin saber a donde vamos. Debemos iniciar cada año como si se tratara de un nuevo viaje. Cada año es como un nuevo territorio a recorrer, y nadie se aventuraría a viajar a un país, sin saber qué lugares visitar, y sin un mapa. Iniciar un año sin planes es como viajar a otro país, sin un mapa que le guíe.

Error Nr. 2: Autojustificarse de que sí vamos bien. Es cuando usamos el dinero sin un plan y luego autojustificarnos diciendo que eso era lo que queríamos comprar, y entonces es muy difícil saber si dimos justo en el blanco o no. Es cuando empezamos a endeudarnos para el día a día sin un plan claro de pagos. Autojustificarnos no nos ayuda mucho, y generalmente llevan a descontroles financieros.

Le propongo que elaboren su propio tablero de metas para este y el próximo año. Estas metas serían su guía para usar su dinero, su mapa que le va guiar a lograr sus objetivos personales y familiares.

A. DEFINAN EL TABLERO DE PRIORIDADES
Tome un tiempo para definir las metas que desea lograr, junto con su familia. Este tablero puede incluir pago de Deudas, puede definir ahorros para estudio, vacaciones, reparaciones, y salud. O bien para proyectos especiales como Boda, compra de auto o vivienda, reparación de vivienda, sustitución de algún electrodoméstico, la graduación de su hija, ayudar más en la iglesia, donar a alguna organización como Enfoque a la Familia para que siga difundiendo sus mensajes radiales, y apoyando la restauración de familias y matrimonios, u organizaciones de bien social para que continúen su labor de ayudar, y porqué no, apoyar proyectos en su comunidad.

Definan el monto a ahorrar por mes. Cada una de estas metas tienen un objetivo claro que se representa en dinero. Usted debe determinar cuanto dinero ocupa para, por ejemplo, casarse, entonces debe definir cuánto monto debe separar por mes para cumplir esa meta. O bien puede decir, lo que puede ahorrar es x o y monto y al definir por cuánto tiempo, usted va a saber cuanto va a tener a fin de un número de meses determinado. Dependiendo de la edad debe pensar en el ahorro de estudio de los hijos y en su plan de retiro.

Definan dónde ahorrar e invertir. Este paso es fundamental. Una vez que usted se ha decidido y acordado en casa cuánto ahorrar por mes para cada meta debe decidir dónde va ahorrar ese dinero. Cada país es diferente, y por ello le recomiendo que utilice entidades del sector financiero formales. Para cada una de ellas, solicite conocer el estado de sus balances y asegúrese en el caso de entidades más grandes que éstas están reguladas por leyes respectivas en su país.  Esto con el fin de evitar guardar su dinero en entidades especulativas y riesgosas. No se recomienda ahorrar el dinero en casa, pues es más inseguro y además le va a tentar a usted a usarlo en el primer deseo de compra que surja. Siempre es recomendable diversificar sus inversiones para no arriesgarse a poner todos los “huevos en la misma canasta” en caso de que algo suceda con esa entidad donde usted ahorra el dinero que tanto le ha costado ganar.

Definan mecanismo de ahorro e inversión. Una vez que usted ya ha definido dónde ahorrar, le corresponde definir el mecanismo, es decir, que usted puede decidir que su dinero se le deduzca de su salario o sueldo de forma automática, lo cual le facilita no tener que trasladarse a cada entidad, ahorrando tiempo y es más seguro. El otro tema es decidir el periodo de ahorro, lo cual quiere decir que hay entidades financieras que cuentas con instrumentos financieros de ahorro como usted lo decida. Hay entidades que incluso le permiten ponerle un nombre a su ahorro, digamos, “graduación”, “navidad”, “educación”, “universidad”, “boda”, lo cual le va a ayudar a usted a recordar para qué ahorra.

Organice sus ingresos para cumplir sus metas. Muy bien, si usted va siguiendo estos pasos, le debe surgir la pregunta: “¿Qué pasa si no me alcanza para poder ahorrar?”  Si las metas son lo suficientemente desafiantes e importantes para usted y su familia, usted va a tener la fuerza de voluntad necesaria para hacer un ejercicio conjunto con su familia de qué gastos pueden reducir o eliminar para invertirlos en esos ahorros. Tomemos el ejemplo de que talvez ustedes como familia, salen a visitar los centros comerciales todos los fines de semana, y cada vez que van gastan una cantidad de dinero en comidas rápidas o restaurantes. Hágase la pregunta: “¿Podríamos reducir las visitas a estos restaurantes y en lugar de gastar ese dinero lo ahorramos para las vacaciones de fin de año?”  Esto es reubicar gastos, que en lugar de que se vayan a un destino de compra impulsiva se vaya a un propósito de ahorro. Conforme avance en sus ahorros celebre con su familia ese logro. Aunque hemos venido trabajando el tema del ahorro, puede ser que si su meta sea cancelar las deudas, usted haya decidido pagar un poco más de la mensualidad y abonar a la deuda o saldo principal con el fin de bajar los intereses, y salir más rápido de sus deudas.

Compartir este artículo