Cómo las deudas afectan el matrimonio, parte III

Compartir este artículo

Ser firme en los valores. No acepte negocios “ilícitos” para salir de la deuda, el costo puede ser muy caro para usted y los seres que ama.

Por Javier Angulo Cardinale

Has aprendido lo básico del préstamo inteligente, pero eso es solo la mitad del camino hacia una vida a prueba de deudas.

Existen ocasiones donde la deuda no puede ser definida tan fácilmente entre inteligente o tonta. A veces empieza inteligentemente y luego se vuelve tonta.

Como ya sabes, la hipoteca de una casa califica como un endeudamiento inteligente por que limita el riesgo tanto para el prestatario como para el prestamista y está completamente garantizado –  al menos se supone que es así. El dueño de la casa puede pedir prestado hasta cierto límite. Así que el prestamista tiene la seguridad de que el valor actual del mercado de la propiedad es más alto que el préstamo pendiente.

Préstamo sobre el valor de la vivienda

Existen cinco maneras en que el factor estupidez puede colarse en una situación de hipoteca inteligente:

1. Si haces un préstamo contra tu patrimonio para limpiar la deuda de tu tarjeta de crédito y luego usas tus tarjetas de crédito otra vez, eso te deja con el doble de la deuda – la línea de crédito y las tarjetas de crédito. No es inteligente.

2. Algunas personas tratan el préstamo sobre el valor de la vivienda como una deuda permanente para ser pagada cuan la casa se venda. Ellos podrían sentir una urgencia mayor por pagar las deudas que si fueran de la misma forma que los balances de la tarjeta de crédito.

3. Si no eres capaz de mantener al día la hipoteca, cualquiera de los prestamistas puede ejecutar la hipoteca. El valor de la propiedad es un activo apreciativo y para mucha gente su único activo apreciativo. Si lo dejas tranquilo, crecerá al mismo tiempo que la propiedad se vuelve más valiosa y que pagas la hipoteca. Esto contribuye al factor inteligencia de la hipoteca de tu casa. Enturbiar las aguas con otros préstamos abre una puerta a la deuda estúpida.

Préstamos de automóviles

El préstamo de un auto contiene elementos de endeudamiento inteligente siempre que hagas un pago inicial grande y selecciones un modelo que históricamente mantiene alto el valor de reventa. Un préstamo de automóvil es una deuda garantizada, si te metes en algún tipo de problema, puedes vender el auto para pagar la deuda.

El préstamo de auto se puede deslizar a la zona de la deuda estúpida si el pago inicial es muy poco o nada y si extiendes los pagos en los últimos tres años. No tomara mucho tiempo para que estés “de cabeza” en el préstamo, lo que significa que deberás más de lo que el auto vale.  Tomar prestado un auto por un periodo de tiempo largo, también conocido como alquiler, es en la mayoría de las situaciones nada inteligente. Quedar atrapado en un alquiler sin fin puede ser una propuesta muy cara.

Préstamos estudiantiles

Si alguna vez hubo un área gris en este asunto de deuda inteligente contra deuda estúpida, tiene que ser el problemático préstamo estudiantil.

Algunos argumentan que el préstamo estudiantil califica como endeudamiento inteligente porque la educación resultante va a subir de valor con el tiempo y se va a pagar de más con el ingreso futuro. Sin embargo, eso es hacer suposiciones atrevidas: primero, que realmente termines de estudiar; segundo, que vayas a ser el más adecuado para el campo para el cual recibiste tu diploma; y tercero, que ese campo te recibirá. Me parece simplemente increíble que el 85% de los graduados universitarios no terminen trabajando en su principal tema de estudio. (Pero después recuerdo las decisiones que tome a esa sensible edad y entiendo completamente.)

Si los préstamos estudiantiles caen en la categoría de deuda semi inteligente o semi-estúpida o no lo hacen tiene mucho que ver con las circunstancias de cada individuo.

De Debt-Proof Living: The Complete Guide to Living Financially Free, publicado por el editorial Broadman & Holman. Derechos de autor © 1999, Mary Hunt. Todos los derechos reservados. Derechos de autor asegurados en todo el mundo. Se usa con el permiso correspondiente.

Compartir este artículo