La importancia de elaborar un presupuesto en pareja

Compartir este artículo

Si un hombre o una mujer no miden sus gastos, no saben claramente el valor del trabajo.

Por Vilma Saborío

El matrimonio es la unión de dos vidas con historias y situaciones financieras separadas aprendidas en las familias de origen, que inician un nuevo reto de experiencias y decisiones juntas. Por lo tanto, es muy importante hablar del dinero porque esto puede afectar a dos que se aman y que han comprometido en un pacto de amor.

La Biblia nos enseña que debemos ser buenos mayordomos de nuestro dinero y hacer inversiones sabiamente, no debemos dar mayor valor a las cosas que a las relaciones, ya que nuestro corazón estará donde esté nuestro tesoro. Así, aunque el  dinero es simplemente un medio de intercambio, su uso hace que las personas se vean involucradas en complejidades emocionales como amor, poder y hasta autoestima.

Cabe mencionar que, los temas relacionados al sexo, los hijos, la confianza y la comunicación son fundamentales en la relación de pareja al igual que lo es el área financiera, tal vez le sorprenda saber que los asuntos del manejo del dinero son un asunto critico y uno de los mayores causantes de conflictos en las familias hoy en día.

La unidad y la transparencia en el uso del dinero son fundamentales en una relación conyugal. Si antes de estar juntos no tomaron el tiempo adecuado para hablar de la manera que iban a manejar el área del dinero, este es el momento de hacerlo, ya que en la vida diaria se presentaran situaciones financieras difíciles cuya única salida será hablarlas de una manera serena con su cónyuge.

De manera que, la comunicación es esencial en este tema para lograr un acuerdo que de completa satisfacción a ambas partes. Si es el caso, debemos dejar de lado esos modelos aprendidos de nuestros padres cuando tenían disputas por los gastos del hogar y recordar que somos ahora dos personas dispuestas a mejorar de los errores que vimos en nuestros hogares.

En relación a esto, si un hombre o una mujer no miden sus gastos, no saben claramente el valor del trabajo, sus pensamientos se limitan en gastar demasiado o más bien pueden tender a ser avaros. Por lo que es tiempo de detenerse y pensar en la búsqueda de soluciones,en donde el amor y el respeto sean las bases centrales.

Empezaremos por un paso a la vez, reconocer que hemos tenido dificultad en el manejo del dinero, pero que somos un equipo que emocionalmente sentimos lo que es mío es tuyo y viceversa. El combinar las vidas y hogares es difícil, pero hacerlo en las finanzas es el reto más difícil que enfrentan las parejas. Por lo tanto, es necesario establecer cómo se manejara el dinero y cómo tomaremos la autoridad sobre éste. Para ello, es básico elaborar juntos un presupuesto familiar, y comprometernos a respetarlo, pero antes veamos algunas recomendaciones importantes:

  • Nunca se deben tomar decisiones financieras sin consentimiento del otro.
  • Evalúen con alma y determinen las metas deseadas.
  • Si únicamente el hombre es quien trabaja fuera del hogar, evite la actitud cruel de creer que puede decidir solo, en qué gastar el dinero.
  • No se debe ocultar parte del dinero familiar para uso personal.
  • Analizar a profundidad la situación financiera actual, deudas individuales y conjuntas.
  • Establecer una cuenta en común para todos los gastos del hogar, donde cada uno sabe el saldo y los gastos que se realizan.
  • Puede disponerse una caja común en el mismo hogar si no desea en hacerlo por medio del banco.
  • Mantener su cuenta de ahorro personal, es muy importante para mantener la individualidad y el record crediticio personal.
  • Determinar juntos el fin que se dará a cualquier entrada de dinero extra en el hogar, pero respetando siempre la individualidad.
  • Si tienen cuentas separadas asegurarse de comunicar a su pareja  el estado de ésta.

Elaborando el presupuesto familiar juntos

Es necesario hacer una evaluación de cómo se ha estado gastando el dinero en el hogar, e identificar si realmente los gastos que se realizan son prioridades. Anotar los ingresos totales de ambos o uno solo.

Después de esto, proceder a elaborar una lista de salidas o gastos en la casa como pagos se servicios básicos, alimentación, gastos ocasionales posibles, y otros. El ahorro debe ser un punto fijo dentro del presupuesto, determine un porcentaje razonable del total de ingresos. Además, es recomendable tener una proporción destinada para alguna emergencia, y aclarar qué es una emergencia previamente. Aunado a lo anterior, es relevante el fijarse metas que quieren alcanzar, puede ser compra de algún bien para el hogar o para uso personal.

Si deciden tener una tarjeta de crédito, deben estar seguros de saber darle el uso correcto, conozcan bien qué clase de personalidad tiene cada uno con respecto a las compras.

Evalúen por lo menos una vez al año si el presupuesto está cumpliendo el objetivo y las posibles modificaciones que a éste se le puede hacer. Existen plantillas que usted puede tener como guía para hacer su presupuesto, pero también si ambos se sientan a organizar sus gastos tendrán su propio modelo a seguir.

Recuerde cada familia es diferente es nueva y puede tener su individualidad a la hora de confeccionar su presupuesto familiar, este puede ser simple y flexible.

Cuando la pareja se pone de acuerdo en esto, ha dado un gran paso y empieza a construir y tomar decisiones desde y hacia un proyecto de vida conjunto.

Compartir este artículo