¿Dónde invertir mi dinero? Sobre la roca o sobre la arena

Compartir este artículo

No permita que el dinero que con tanto esfuerzo de su trabajo ha logrado ahorrar se pierda de la noche a la mañana.

Por Vilma Saborío

Muchos creen que invertir es sólo para los que tienen miles de dólares de sobra, no obstante, en realidad invertir es una opción para cualquier persona.

Puede que usted disponga de algunos ahorros a los que ha pensado sacar algún beneficio, por lo que invertirlos puede ser una buena opción, pero antes de dar este paso es necesario conocer muy bien dónde ubicará su dinero. Invertir con base en fundamentos y solidez implica buscar empresas que no van a desaparecer mañana, “necesitamos hacerlo sobre roca y no sobre arena”.

Existen en el mercado muchos lugares y personas que le ofrecen planes de inversión que pueden parecer demasiado atractivos para ser verdaderos, o por el contrario la información que le suministran es insuficiente. Generalmente este tipo de instituciones logran atraer a sus clientes a través de distintos medios como teléfono, fax, correo electrónico, publicaciones en la prensa y mediante referencia de clientes anteriores;  una vez que consiguen el dinero de las víctimas y no pueden ofrecer los resultados prometidos, desaparecen sin dejar huella.

Se debe tomar en cuenta que estos lugares no sólo se le presentarán como una institución bancaria, sino como un club de playa o de montaña, o inclusive un club donde la manera de ganar dinero aparenta ser muy rápida y de manera escalonada, en pirámide. En estas últimas es común que le comenten que al involucrar socios cada uno le generará más ganancias. Un comportamiento que caracteriza este tipo inversiones es que los ofrecimientos aparte de ser demasiado buenos, usan la presión e insistencia para que sus potenciales víctimas tomen decisiones inmediatas y procuren no consultar a otros sino tomar la oferta que además es sólo por este día ya mañana necesitará más dinero para hacer su inversión.

Algunas veces estas sociedades o personas actúan ya sea sin contar con la autorización para ello, en los límites de la legalidad o totalmente fuera del control de los organismos reguladores que existen alrededor del mundo. Cabe mencionar que estos organismos reguladores de valores ejercen supervisión sobre las entidades mercantiles y brindan al público la información financiera operativa periódica sobre los participantes y valores inscritos.

Esta es precisamente la gran diferencia de invertir en una institución regulada.

Jesús el gran maestro nos advierte en la Biblia “vino la lluvia y crecieron los ríos y golpearon los vientos contra aquella casa; y no se cayó, porque estaba fundada sobre la roca”. Pero el texto no termina allí. El complemento de la cita es: “pero el que me oye y no hace lo que yo digo, es como un tonto que construyó su casa sobre arena. Vino la lluvia, crecieron los ríos, soplaron los vientos y la casa se vino abajo. ¡Fue un gran desastre! (Mt 7, 24-27).

No permita que el dinero que con tanto esfuerzo de su trabajo ha logrado ahorrar se pierda de la noche a la mañana. Tome en cuenta que es importante conocer cuál es su perfil de inversionista, entendiendo a esto el conjunto de rasgos que determinarán la forma en que cada persona toma sus decisiones de inversión o manejo del dinero en general, en función a la tolerancia al riesgo que tiene al momento de invertirlo. Básicamente, podemos hablar entonces de tres perfiles de inversionistas: el conservador, el moderado, y el atrevido.

Conservador:

El inversionista conservador se caracteriza por su prevención al riesgo. Valora mucho la seguridad y procura asumir el menor riesgo posible, por lo que prefiere las inversiones que le reporten beneficios estables, de poco rendimiento, pero seguras. Suele invertir a corto y a largo plazo instrumentos de deuda, depósitos a plazo, o en cuentas de ahorros.

Moderado:

El inversionista moderado resiste un riesgo moderado. Busca obtener buenos rendimientos, pero sin asumir demasiado peligro. Procura mantener un balance entre rendimiento y seguridad, prefiere invertir a mediano o a largo plazo.

Atrevido:

Al inversionista agresivo le atrae el riesgo de gran manera. Busca las mayores ganancias posibles, por lo que está dispuesto a asumir el riesgo que sea necesario. Prefiere invertir a corto plazo, pero la mayor parte de su dinero lo invierte a largo plazo.

Ahora bien, como muchas cosas en la vida lo importante es dar el primer paso, familiarizarse con cada una de las alternativas de inversión que existan en el mercado, darle seguimiento a inversiones realizadas con alguna institución y elegir una tomando en cuenta a los objetivos, la tolerancia al riesgo,  la capacidad de inversión, los conocimientos y, también las  preferencias o gustos personales.

Además, se debe ser firme en denunciar a las autoridades correspondientes cuando se incumpla con las condiciones que le han prometido. Usted debe ejercer su derecho de inversionista considerando lo siguiente:

• Analice los documentos que posee, como lo es el prospecto o el contrato, e identifique las cláusulas que considere han sido incumplidas, generalmente se hacen promesas de palabra, las cuales no tienen validez para un reclamo.

• Solicite a las entidades que administran su dinero, que el aclaren los aspectos que, a su criterio, se han incumplido. Seguidamente presente la denuncia ante la entidad reguladora nacional de valores de su país, si la empresa denunciada realmente presenta una violación a la ley establecida, se procederá a una investigación y dependiendo de su gravedad se remitirá el caso a las autoridades judiciales correspondientes de cada país.

Bibliografía

Superintendencia General de Valores (Sugeval). San José, Costa Rica.
Dirección: Edificio EQUUS en  San Pedro de Montes de Oca, 250 metros norte de la Fuente de la Hispanidad.
Sitio Web: www.sugeval.fi.cr

 

Compartir este artículo