¿Influye el amor en el dinero?, parte II

Compartir este artículo

Cuando nos casamos la billetera no se queda fuera del altar, entra con nosotros también.

Por Javier Angulo Cardinale

Seguimos abordando el tema de las finanzas y el amor en la pareja de una forma diferente. Planteando preguntas para responder Falso o Verdadero.  Preguntas 3 y 4.

Pregunta 3: ¿La mayoría de las parejas ha experimentado problemas financieros? VERDADERO.

Hogar dulce hogar…

De acuerdo con una encuesta internacional “Can’t Buy Me Love” (“No me puedes comprar amor”) realizada por PayPal, la recesión económica actual ha provocado que en Australia, EE.UU y México haya mas discusiones de pareja a causa del dinero. En los EE.UU el 43 por ciento de las parejas estadounidenses, discuten hoy con mayor frecuencia, especialmente sobre las finanzas y sobre las tareas del hogar.

Igualmente, ahora hay más temor a perder el empleo que antes; y más de la mitad de las parejas ha tenido problemas financieros.

Lo anterior nos ubica en la realidad de que el matrimonio es claro al casarse, donde hacemos votos de que estaremos juntos en las buenas y en las malas, en pobreza y en riqueza. Sin embargo, dicen que “cuando el dinero sale por la puerta, el amor escapa por la ventana”.

¿Por qué se hacen estos votos? Porque se sabe que en algún momento las familias podemos atravesar por problemas financieros de diferente índole, puede ser por un despido, por exceso de endeudamiento, por un mal uso de las tarjetas de crédito, o por algo fuera de control como una desastre, una enfermedad, un negocio fallido, una muerte no esperada, un accidente, etc.

“Los problemas relacionados con el dinero son la segunda causa de divorcio en México”, dice la experta en Economía Familiar de la UP y autora del libro “Cuando el dinero nos alcance”, Cecilia Meade.

Esto nos advierte de que debemos ser cuidados@s en el uso de nuestro dinero, y en buscar soluciones juntos. Pero sobre todo que las finanzas no sean motivo de distanciamiento y mucho menos de separación como pareja.

Pregunta 4: ¿Conoce usted cuánto gana su cónyugue?

También podemos plantear la pregunta,  ¿Sabe su cónyugue cuánto gana usted?  ¿Qué respondería su cónyugue?

A partir de estas preguntas y respuestas se pueden generar actitudes diferentes acerca del estatus económico del hogar: preocupación u optimismo dependiendo del caso.

Podemos ir más allá con la pregunta, y no solo saber cuánto gana, sino cuánto ahorra, cuánto debe, y cuánto invierte.

El estudio mencionado anteriormente no determinó quién en la pareja se acerca más a la verdadera condición financiera del hogar, pero el autor del estudio, Jay Zagorsky, explicó que a la hora de pelear sobre este tema, la percepción de cada persona es determinante. “Hay una diferencia significativa en lo que afirman las esposas y los esposos acerca de su estatus financiero y estas diferencias pueden influir sobre la relación de la pareja”. En parte, el hecho de que los hombres crean que hay más dinero que sus esposas, se debe a que muchas veces, las personas casadas desconocen el salario exacto de su pareja, lo que conduce a cálculos conjuntos erróneos. Otro factor que contribuye a estas discrepancias se debe a que en el 60% de los hogares, la mujer es la encargada de pagar las cuentas.

Esta pregunta es un indicador de confianza. Las parejas que no tienen esa libertad de decir o de preguntar es porque no hay confianza, y esto no está bien. Cuando nos casamos la billetera no se queda fuera del altar, entra con nosotros también.

“Ayudar a que las parejas comprendan que la mayoría de hombres y mujeres casados no comparten el mismo análisis acerca de la cantidad de dinero que entra al hogar, es un primer paso para reducir los conflictos en torno al dinero”, indicó.

Las parejas debemos tener la confianza de conocer lo que ambos ganamos de salario o del negocio, especialmente para establecer metas juntos. Incluso las parejas que planean casarse deben practicar esta confianza en el área financiera también.

Compartir este artículo