¿Quiere tener casa propia? ¿Hasta dónde endeudarse?

Compartir este artículo

De acuerdo a sus capacidades y preferencias, decida qué es lo mejor y haga un plan para empezar.

Por Javier Angulo Cardinale

Pros y Contras de cada decisión

Muchas personas sueñan con tener su casita, donde puedan convivir con quienes aman y en algunos casos para dejar una heredad a los hijos e hijas.

Si bien el alquiler es una excelente opción para muchas personas que no han considerado el préstamo como una alternativa, otras sueñan y se esfuerzan para tener su casa PROPIA.

DECISIÓN CLAVE: La vivienda es un proyecto de largo plazo, no corra. Hay personas que cuidan cada centavo, pero se descuidan en las decisiones clave.

En cuanto a casa propia hay tres alternativas y cada una de ellas tiene PROS y CONTRAS que debemos considerar.
•Casa nueva
•Casa usada
•Construir

1. Analice los Pros y Contras

2. Valore su capacidad de pago para un préstamo.

La capacidad de pago se puede calcular de la siguiente manera:

Capacidad de pago de un préstamo hipotecario = Pago alquiler + Saldo Disponible

Con Respecto al Saldo Disponible: Recuerde que debe deducir los gastos del salario para ver cuánto si hay dinero le queda, además analizar la posibilidad de realizar alguna actividad que le ayude a aumentar su capacidad de pago mensual.

Visite la sección de Cálculos Financieros para determinar su crédito de acuerdo a las tasas de interés.

Por ejemplo, si su capacidad de pago es de $400 mensuales, no comprometa las $400, obtenga un préstamo que deba pagar $200 o $150 o abone más cantidad de acuerdo a sus posibilidades para salir más rápido.

No comprometa el salario de más de una persona para el préstamo, es decir:

Esposo + esposa o madre + hija o padre+hijo

Esto tiene el riesgo que si uno de los dos pierde el empleo se expone a perder la casa.

3. Defina las condiciones que mejor se ajustan a sus capacidades: la moneda, plazo y tasa de interés.

– Endéudese en la moneda que gana.

– Dependiendo de su edad o capacidad de pago, estime el plazo.

– Busque la tasa más baja y que varíe menos.

4. No tome decisiones apresuradas, asesórese, tome tiempo, no se deje presionar por el vendedor, banco o agente de bienes raíces. Más vale un poco de tiempo de revisión que 10 años de corrección.

Reto:

De acuerdo a sus capacidades y preferencias, decida qué es lo mejor y haga un plan para empezar este año.

Compartir este artículo