Sus compras en el Supermercado ¿una experiencia placentera con sus hijos es posible?

Compartir este artículo

Las compras pueden ser una excelente oportunidad para enseñar a sus hijos e hijas a ser buenos administradores del dinero.

Por Javier Angulo Cardinale

Mami….quiero estos dulces… Maaa yo quiero este juguetito… papaaaá mira que linda esta bola….cómpramelo… siii cómprameloooooo…

¿Se le hacen familiares estas expresiones? Ningún papá o mamá se escapa de recibir peticiones de compra de sus hijos e hijas cada vez que van al supermercado ¿Cómo maneja usted las compras en la tienda cada vez que la acompañan sus hijos? ¿Es posible hacer de las compras con ellos un momento agradable? ¿Se siente usted frustrado cuando no puede comprarle lo que ellos quieren? ¿Le hacen berrinches sus hijos cuando no les compra lo que ellos quieren?

Antes de ir al supermercado

No llevarlos al supermercado para evitar berrinches no siempre es lo más recomendable, pues les estaría privando de una oportunidad de enseñarle y pasar un tiempo juntos. Las compras pueden ser una excelente oportunidad para enseñar a sus hijos e hijas a ser buenos administradores del dinero. Pero para ello hay que tomar en cuenta algunos aspectos:

En primer lugar, siéntese con ellos cuando elaboran la lista del diario. Particípelos del proceso de la lista; pregúnteles qué necesitan, y muéstreles cómo ellos son tomados en cuenta. Dígales: Ves aquí estamos anotando tus galletitas de la escuela, y tu champú para tu cabello…etc.

En segundo lugar, hágale ver que esa lista es la que pueden comprar esta vez, en la tienda siempre van a ver muchas cosas que van a querer comprar, que no está en la lista, y que como ya tienen otras compras pueden ver si lo anotan para la próxima ocasión.

En tercer lugar, adviértale de no hacer berrinches. De lo contrario va tener consecuencias, como no ir al parque ese día o no ver televisión por tres días.

En la tienda

En primer lugar haga que sus hijos sigan la lista, anotando lo que ya compraron, ayudándoles a empujar el carrito, buscando los productos. Usted mismo trate de ajustarse a la lista.

En segundo lugar, si quieren algo que no está en la lista recuérdeles lo conversado antes de ir, no discuta, pueden negociarlo para otra ocasión. O pueden canjearlo por otro producto que ese día querían comprar. Por ejemplo: Cambiar los dulces por un cuaderno de pintar. O bien, ahorrar para otro momento si es muy caro.

Tercero, si a pesar de todo, le hacen un berrinche. Recuérdeles la medida disciplinaria, y no acceda pues si lo hace les daría en mensaje de que esa es una buena forma de lograr lo que quieren.

Por último, aproveche para enseñarles a elegir los mejores precios. Comparar calidad. Ver fechas de vencimiento. Porqué el producto X es mejor que el Y ¿Cuál es más económico? Y felicítele cuando se comporte adecuadamente.

Para recordar:

Estos días que va al supermercado:

– Haga la lista con ellos para que se sientan participados.

– Llévelos a la tienda y ponga en práctica estas ideas.

Compartir este artículo