¿Qué tan importante es elaborar el presupuesto de ingreso y gasto de tu dinero al iniciar el año?

Compartir este artículo

Por: Javier Angulo Cardinale

Cada vez que inicia un año, siempre me hago preguntas que me ayuden a replantear los desafíos por delante, tratando de ver todo con optimismo y con fe. Adicionalmente, trato de identificar áreas en las que debo y puedo mejorar. Si bien es cierto cada día tiene su propio afán y desafíos, cada año es una oportunidad de oro para replantearnos metas, hábitos y sueños.

¿Qué enseñanzas le ha dejado a usted el año 2020? Personalmente debo reconocer que el año pasado no solo fue particular sino que me ha dejado muchas enseñanzas, tales cómo:

  • La incertidumbre es parte de nuestras vidas y debemos estar preparados siempre.
  • La familia es el mejor lugar para pasar un tiempo de crisis.
  • Los cambios en la vida no solo son buenos sino necesarios
  • Tener dinero ahorrado nos da seguridad en la adversidad
  • Que a nuestro alrededor hay muchas personas con un corazón generoso y solidario
  • Y que llevar un control de gastos cuando hay menos es más que fundamental

Hoy quisiera responder a nuestra pregunta: ¿Qué tan importante es elaborar el presupuesto de ingreso y gasto de tu dinero al iniciar el año?En primer lugar, organizar desde inicio de año, los gastos es necesario, ya que vivimos momentos inciertos donde la sabia administración del dinero puede marcar la diferencia entre el bienestar y malestar financiero. En segundo lugar, el presupuesto nos permitirá tomar decisiones financieras sin poner en riesgo nuestra capacidad financiera. En tercer lugar, nos dará claridad y la posibilidad de ahorrar para las metas más importantes del año.  En cuarto lugar, nos facilita el control de gastos para cubrir nuestras necesidades y poder disfrutar responsablemente.

Iniciar el año con un plan de gastos es la mejor decisión financiera que podemos tomar. Cada persona, pareja o familia se verá muy beneficiada de desarrollar este hábito de forma quincenal o mensual. Si usted gana variable, debe calcular su presupuesto en base a un promedio de los últimos seis meses así no se sobrepasará y podrá rendir su dinero.

Recuerdo que la primera vez que decidí llevar un control estricto de mis gastos fue porque no me alcanzada y me había endeudado demasiado. Debíamos un 80% de nuestro ingreso familiar. Cualquiera pensaría que es imposible vivir de esa manera, y tiene toda la razón. Mis malas decisiones me llevaron a tener un estilo de vida mayor al de mis ingresos, lo cual desembocó en un alto endeudamiento insostenible. Empecé entonces a rendir cada centavo, a llevar un control casi diario de mis gastos, a planear cuidadosamente como quien conduce un auto en medio de una noche lleva de niebla y con muchas vueltas en la carretera.  Es decir pensando cuidadosamente cada gasto antes de comprometernos. A la vez empezamos a explorar estrategias de consolidación de deudas, lo cual logramos, vendimos nuestro auto para cancelar tarjetas de crédito, y poco a poco con disciplina, calma y orden logramos salir de tan terrible situación.

Decidirse a llevar un control de ingresos y gastos de nuestro dinero desde inicio de año, también implica hacer un compromiso con si mismos y nuestras familias, sabiendo que con fe podremos superar cualquier circunstancia adversa que se nos pueda presentar.

¿Cómo hacerlo? Bueno yo inicié guardando todos los recibos de gastos, para hacer un inventario de cuánto se iba en comida, vivienda, servicios públicos, transporte entre otros. Esto nos ayudó a saber cómo estábamos distribuyendo nuestro dinero mes a mes, y empezamos a planificar ajustes priorizando aquellos que eran más necesarios y reduciendo los que podemos llamar gastos opcionales.

El presupuesto como un gran aliado. Fue así como el presupuesto se volvió nuestro principal aliado para tomar decisiones en nuestras finanzas personales y familiares. No quiere decir que somos perfectos, pero ya tenemos más conciencia de qué debemos y qué no debemos hacer, y poder corregir cuando se nos va la mano o tomamos decisiones apresuradas sin consultar al presupuesto.

Hoy día hay muchas herramientas que nos ayudan en esta tarea: una libreta, un cuaderno, una hoja de cálculo, y una aplicación de teléfono. Se trata de ir poco a poco, talves controlando un gasto por mes, luego dos, y así sucesivamente. O bien controlando los gastos fijos primero y luego ir agregando los gastos variables. No lo piense dos veces, anímese a planear lo que va a gastar, ahorrar y no se olvide de controlar, lo cual marcará un antes y un después en sus finanzas personales. Se lo aseguro.  Déjenos sus comentarios de qué le es más fácil y más difícil en esta aventura de controlar ingresos y gastos para vivir con bienestar financiero.

Compartir este artículo