Viviendo a pagos

Compartir este artículo

El mercado de bienes de consumo ha aumentado su oferta para venderle al consumidor final todo lo que desee adquirir en «cómodas cuotas», en otras palabras, a pagos.Judy Blue

Por Astrid Marín

La información que recibe el futuro cliente es escasa y atrayente, pues solo se le muestra la parte «bonita» del negocio. No se dejan entrever en los anuncios publicitarios los verdaderos costos de realizar una compra al crédito, y mucho menos los sentimientos de frustración y enojo que generan en la persona el lidiar con los pagos del crédito, una vez realizada la compra.

Hoy en día, el mercado de bienes de consumo ha aumentado su oferta para venderle al consumidor final todo lo que desee adquirir en «cómodas cuotas», en otras palabras, a pagos.

¿En qué consiste una compra al crédito?

Consiste en adquirir bienes hoy, generalmente electrodomésticos, muebles o aparatos electrónicos (como celulares, tablets, computadoras, etc.), ropa, artículos para el hogar, y pagarlos en «Cuotas mensuales, quincenales o semanales» a un plazo determinado y con un interés determinado. Cuando la persona realiza una compra de esta naturaleza está adquiriendo una deuda más que viene a aumentar sus compromisos de pago mensual y a estrechar su presupuesto personal o familiar.

¿Por qué las personas compran al Crédito?

  1. Por falta de paciencia: queremos obtener las cosas ya, de manera inmediata y de forma fácil. No tenemos «paciencia» para esperar, no nos gusta planear ni programar. Hay mucha impulsividad en el consumo.
  2. Porque se piensa que si no se adquieren las cosas endeudándose nunca se podrán tener.
  3. Porque «no se quiere dejar pasar la oferta tan especial que nos están haciendo».
  4. Porque nos sentimos presionados por la sociedad para adquirir bienes de consumo de última generación, o tecnologías actualizadas para estar al nivel de mis compañeros/as, de mis vecinos/as o familiares.
  5. Porque no cuestionamos el verdadero costo de lo que se está adquiriendo y no se compara con otras alternativas como, por ejemplo, ahorrar primero y luego comprarlo.
  6. Porque nos sentimos «importantes» al adquirir cosas con financiamiento y saber que somos «sujetos a los que cualquiera le da crédito» por ser excelentes clientes.
  7. Porque tratamos de llenar vacíos emocionales con bienes materiales.

Graves errores en las compras al crédito:

  • Pensar que lo necesito: es decirse a uno mismo: ¡Uy!, ¿es que yo lo ocupo? ¿Es que realmente lo necesito? Tenemos que pensar si realmente lo que existe es una necesidad, o si es un deseo que quiero satisfacer por placer o por estatus.
  • Pensar que no puedo esperar: que es algo que debo adquirir ya porque no puedo esperar para otro momento: «Es ahora o nunca».
  • Pensar que después no voy a poder aprovechar la promoción o la oferta: «Es que si no aprovecho esta oferta, no voy a tener otra oportunidad».
  • Pensar que lo voy a pagar rápido sin tener una verdadera capacidad de pago: «Nooo, si yo puedo pagarlo antes».
  • Comprar sin poder pagar: «¡Ah está bien, después veo cómo hago! ¡Dios proveerá!
  • Prestarle a otros mi nombre para realizar la compra de crédito: «De por si es mi hermanillo, él nunca me va a quedar mal».
  • No estimar los costos reales de la compra al crédito: «Lo único que me interesa es la cuota a pagar, ahí me la juego para pagarla!»
  • Comprar por emoción: Uy que chiva, ¡lo quiero!

Consecuencias de vivir de crédito:

  1. Roba la paz: la persona recibe su salario y no le alcanza para todo lo que tiene que pagar, siente que ya no vale la pena trabajar, no le hace gracia el día de pago (hay muchos acreedores esperándole), y su salario ya no alcanza para cubrir sus verdaderas necesidades. Esto le hace perder la paz, no puede conciliar el sueño, se siente frustrado e infeliz.
  2. Genera Incertidumbre: Como no conocemos el futuro, tener muchas deudas y de largo plazo nos genera un gran temor sobre el futuro: ¿tendré trabajo?, ¿podré pagar?, ¿me alcanzará con lo que gano?, ¿Qué pasa si me enfermo?
  3. Empobrece: pagar por un artículo que cuesta 100 colones a 200 colones o más empobrece a quien lo compra y enriquece a quien lo vende. Los recursos que se pagan de más por adquirir bienes materiales le quitan la posibilidad a la familia de ahorrar o invertir en otras necesidades y en su futuro.

Tips para no vivir de «a pagos»:

  • Mantenga claridad en su mente de lo que es para usted una verdadera NECESIDAD, un DESEO y un LUJO.
  • Tenga claro cuánto puede usted pagar de acuerdo a lo que gana. Si sus ingresos están comprometidos con otras cosas como pagar la casa, gastos básicos del hogar, etc.; usted no puede adquirir deudas porque comprometerá el presupuesto familiar básico.
  • Haga una lista de sueños al iniciar un año, ahorre y trabaje fuertemente para lograrlos en un plazo determinado. Póngase metas económicas y de tiempo para que sus sueños sean una realidad SIN ENDEUDARSE.

Compartir este artículo