La idea central de Dios sobre las finanzas

Compartir este artículo

He observado que una persona puede ser financieramente independiente sin contentamiento. Por el contrario, una persona puede estar contenta sin ser financieramente independiente.

Por  Ron Blue

Durante años he dicho que la «libertad financiera» debe ser nuestra meta. Publiqué incluso un folleto llamado «Claves para la libertad financiera.» Además he escrito artículos sobre cómo experimentar la libertad financiera. En resumen, he enseñado que el pináculo de hacer las cosas bien financieramente, dar a otros con alegría, manejar las deudas, y así sucesivamente vivir la libertad financiera.

Mi proceso de pensamiento era el siguiente: Si una persona no es un «esclavo del que presta», tiene la visión correcta de dinero y reconoce que Dios es dueño de todo, entonces él es libre. No se encuentra atrapado en la esclavitud del materialismo. No considero que estas enseñanzas estuvieran equivocadas, pero creo que el Señor me ha estado mostrando que la satisfacción o el contentamiento es parte del objetivo final y el resultado de esta libertad.

Mucha gente entiende mal la idea de la libertad financiera. Para ellos esto se refiere a la independencia financiera, aplicándolo a personas que han acumulado suficientes activos o flujo de ingresos para trabajar cuando quieran, poder ir de vacaciones adonde quieran, y comprar lo que quieran. Sin embargo, he observado que una persona puede ser financieramente independiente sin contentamiento. Por el contrario, una persona puede estar contenta sin ser financieramente independiente.

Además de evitar la posible confusión entre la libertad financiera y la independencia financiera, prefiero concentrarme en el contentamiento porque esa es la palabra que la Biblia utiliza. He aquí algunos ejemplos notables:

1- Es cierto que con el conocimiento de Dios se obtienen grandes ganancias, sólo si uno está satisfecho con lo que tiene es libre: “Porque nada trajimos a este mundo, y nada podemos llevarnos. Así que, si tenemos ropa y comida, contentémonos con eso.”. (1 Timoteo 6:6-8).

2- Manténganse libre del amor al dinero, y conténtense con lo que tiene, porque Dios ha dicho: «Nunca te dejaré;  jamás te abandonaré.» (Hebreos 13:5).

 Traducción: Yesennia Calvo. Adaptación: Guiselle Jiménez. Tomado de Faith-Based Family Finances, que en español sería Finanzas Familiares Basadas en la Fe. Publicado por Tyndale House Publishers. Copyright © 2008, Editorial Tyndale House. Todos los derechos reservados. Derechos internacionales asegurados. Usado con permiso.

Compartir este artículo