Historia de Éxito: Mi vida de endeudamiento

Compartir este artículo

Por: J. Leonel Méndez Miranda

Bueno me cuesta creer que existan personas que logren metas o sueños sin endeudarse, pero claro que las hay, ojalá yo fuera una de ellas, aunque la realidad es otra.

Creo que las deudas han estado en mi vida desde muy joven, y la verdad pocas han estado asociadas a una meta o a un sueño, menos a un proyecto de vida, pasamos nuestra vida de forma muy rápida, ocupados en estudio, trabajo y casa, los años van pasando y llegamos a la edad madura y poco a poco nos vamos olvidando de las cosas que planeábamos para nuestro futuro cuando estábamos jóvenes. La razón es que los sueños no se han convertido a metas. La única manera de lograr nuestras metas es saber lo que queremos, y pensar un plan para lo que obtenemos. Tu vida va a donde tú la envías.

Recuerdo que siempre que deseaba alguna cosa lo adquiría mediante algún plan de crédito, así durante toda mi vida me hice de electrodomésticos, muebles, carro y casa de esta forma, la verdad es que tuve la capacidad de pago para esto, pero ahora cuando pienso en todo el dinero que me pude haber ahorrado y aprovechado en alguno de mis sueños en lugar de pagarlo en intereses, me doy cuenta lo poco que planifiqué esas deudas, porque realmente veo como por cada deuda pagué de un 80% a un 130% de más, eso es demasiado, realmente 2 años atrás no me había puesto a pensar en esto. Porque ahora pienso con cabeza fría (lástima antes no lo hacía), si necesito comprar alguna cosa, lo que sea y analizo que la puedo comprar a crédito y tengo la capacidad de pago para eso, ¿porque mejor no ahorro y lo pago al contado?, creo que no tengo que explicar lo mucho que me gano con esta práctica, muy simple, vivimos en una cultura donde es normal endeudarse, todo mundo lo hace, aprendemos de nuestra sociedad en general, así que lo vemos normal, pero no solo tenemos esa opción, hay muchos almacenes y algunas tarjetas de crédito que nos dan la opción de un crédito a 6 o 12 meses a 0 interés, y poca gente lo usa, siempre va por lo cultural.

Ahora veo la vida de otra forma, sé que ya no estoy tan joven, sé que tengo que pensar no solo en mí, también tengo esposa e hijos, pero tengo planes para mi futuro, y en esos planes está ser libre de deudas en 5 años, quiero hacer muchas cosas también. Mi sueño es viajar todo lo que pueda. Siempre he sido curioso de las culturas diferentes y las vidas de las diferentes personas que viven en otros países. Sería maravilloso si pudiera visitar un país diferente por año durante lo que me queda de vida.

En la medida de lo posible quiero ahorrar para todo lo que me proponga, creo que aún me falta para algunas cosas, pero dice el dicho que el que mucho abarca poco aprieta, en esos planes de pagar deudas y ahorrar no puedo ser mezquino con mi familia o con migo mismo, tengo claro que el equilibrio debe ser parte de mi vida también, por el momento llevo ahorro en dólares para mi paseo anual, tengo un ahorro navideño para pago de marchamos, seguro de automóviles y viaje en familia anual a la playa, llevo otro para mi pensión ( pensión complementaria voluntaria), tengo un ahorro para el 15 años de mi hija menor (faltan 7 años) y finalmente tengo un ahorro para imprevistos, este último es el que más me ha costado consolidar, porque cada vez que he tenido un imprevisto lo dejo en “cero”, pero bueno, en parte para eso es ese ahorro, una de mis metas es consolidarlo para llegar a tener 3 salarios que es lo que dice la teoría, pero no me desespero, poco a poco.

Para resumir esto debo decir que nada de lo que haga quiero hacerlo pensando en el yo solo, no quiero olvidarme de Dios, de mi familia y de los que necesiten mi ayuda, en ese orden. Porque cualquier meta que me proponga debo llevarla a cabo dentro de mis valores, no quiero lograr algo que me deje un lastre en mi conciencia, porque no me sabría igual, la honestidad, la humildad, el trabajo duro, la caridad y el perdón son cosas que espero no se aparten de mi jamás.

Compartir este artículo