Gastando en exceso

Compartir este artículo

Seamos honestos. Aún en buenos tiempos económicos, el gastar en exceso puede ser el resultado de poco planeamiento o malas decisiones. Ya sea en bienes o artículos grandes como casas y carros o en cosas pequeñas.

Por Javier Angulo Cardinale

1. El problema definido

Sin tomarlo muy personal, muchos confesarían que parte de los problemas financieros que sus familias tienen están relacionados al fenómeno de vivir de acuerdo a dos salarios lo que a menudo nos tiene viviendo más allá de nuestros ingresos.

Cuando nuestro hijo, ahora un bombero retirado, se casó con el amor de su vida, una maestra de escuela, mi esposa y yo los aconsejamos cuando compraron su primera casa.

Como muchos recién casados jóvenes, querían tener una casa más grande y mejor que la de sus padres. Les dijimos que probablemente tendrían que esperar y les sugerimos firmemente que no compraran lo que no pudieran cubrir con solo uno de sus salarios. Después de todo, sugerimos que tal vez un embarazo, la pérdida de uno de los empleos o una enfermedad inesperada los reduciría a un solo ingreso familiar, por lo tanto, una amenazadora hipoteca basada en dos salarios puede llegar a ser un problema invencible.

Tomaron nuestro consejo y después de tener cinco hijos, aún viven en esa pequeña casa. Han construido una sección adicional que ellos llaman “el dormitorio de los muchachos”, tienen un hijo que va para la universidad, una hija en la universidad y otro hijo y una hija que van para la universidad después del colegio. El hijo mayor es un bombero como su padre.

Más que alardear de mi familia, esto ilustra qué es vivir dentro de los límites.

Seamos honestos. Aún en buenos tiempos económicos, el gastar de más puede ser el resultado de poco planeamiento o malas decisiones. Ya sea en bienes o artículos grandes como casas y carros o en cosas pequeñas. Así que, ya sean buenos o malos tiempos, necesitas romper con los hábitos de gastar más de lo que generas.

2. La solución bíblica

¿Realmente la Biblia tiene algo que decir con respecto al gasto excesivo?

Bueno, si estás buscando la palabra “derroche” en la Biblia, no la encontrarás específicamente. Pero el principio está ahí en la Palabra de Dios. Analicemos lo siguiente:

“El prudente ve el peligro y lo evita; el imprudente sigue adelante y sufre el daño”. ” (Proverbios 22:3).

“Y si se lo piden, no lo reciben porque lo piden mal, pues lo quieren para gastarlo en sus placeres. (Santiago 4:3).

“¿Quién me ha dado a mí primero, para que yo restituya?

Todo lo que hay debajo del cielo es mío” (Job 41:11).

En Mateo 6:24, Cristo dice de una manera muy precisa que debemos servir a Dios o al dinero. No podemos servir a ambos.

Si estás razonablemente consciente de saber cuál es la voluntad de Dios para ti, y has decidido vivir de esa manera, entonces tendrás el balance en tu vida que se opone a cualquier tipo de exceso de gasto habitual o el gasto en exceso.

3. Una perspectiva cristiana

La mayoría de las personas que tienen el problema de gastar mucho, lo hacen porque no están viviendo bajo la guía de un presupuesto mensual. Enfrentémoslo, a mucha gente no le gusta la palabra presupuesto. Algunos de los que están leyendo esto podrían estar diciendo algo como, “he vivido tanto tiempo sin un presupuesto, ¿por qué necesito uno ahora?”.

Sin embargo, ya sea que le guste la palabra o no, un presupuesto familiar facilita la forma en que se maneja el ingreso mensual porque ayuda a planear los pagos de los gastos cotidianos, tanto como necesidades ocasionales y aún de emergencia.

Así que si no te gusta la idea de vivir dentro de un presupuesto, entonces llamémoslo un plan de gastos mensual. Una vez que te hayas comprometido con un presupuesto de plan de gastos que te permita vivir dentro de los medios que Dios te ha provisto, estarás asombrado por lo que este hace con tus finanzas, con la relación con tu cónyuge, la confianza y el bienestar de la familia en general.

Una cosa es cierta: el gastar de más produce deudas que pueden agravarse y las relaciones familiares rápidamente se deterioran debido a la presión de los cortes de los pagos.

No es un secreto que la acumulación de tarjetas de crédito es la principal deuda de las personas… El gastar de más a través del uso de las tarjetas de crédito a menudo es el resultado de poco planeamiento o falta de tiempo. Incluso, en algunas familias el gasto de salir a comer afuera puede ser igual a lo que se gasta para comer en casa.

Podrías descubrir que retrasar esos impulsos gratificantes que ocasionalmente tienes revelarán cuan poco realmente necesitabas el artículo que estabas a punto de comprar Así que en vez de entregarte a esa gratificación instantánea y comprar sin planear, planea y ahorra regularmente y luego compra el artículo.

Dios siempre tiene una alternativa para la deuda. Pero, por supuesto, esto puede significar que necesites volver a pensarlo y reajustar tu estilo de vida con el propósito de resistir cualquiera de las tendencias que llevan hacia un consumo excesivo.

¡Para de derrochar ya, puedes salir adelante sin un préstamo!

Harvey Nowland es un escritor independiente que vive en Gainesville, Georgia. Derechos de autor 2008 Harvey Nowland. Usado son con permiso. Todos los derechos reservados. Traducido por Yesennia Calvo para Enfoque a la Familia.

Compartir este artículo