Cuentas claras en sus gastos

Compartir este artículo

La felicidad no consiste en la cantidad de bienes que posee.

Por Javier Angulo Cardinale y Marco Vega

“… He aprendido a contentarme con lo que tengo. Se lo que es vivir en la pobreza, y también lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a hacer frente a cualquier situación, lo mismo a estar satisfecho que a tener hambre, a tener de sobra que a no tener nada. A todo puedo hacerle frente, gracias a Cristo que me fortalece.” Carta a los Filipenses del apóstol Pablo.

¿Sabe usted en qué gasta su dinero?

¿Sabía usted que solo tres de cada cuatro personas suelen planear sus gastos? Y que ¿Sólo la mitad de nosotros fuimos enseñados a ahorrar?

Sin embargo, esto es posible cambiarlo si cambiamos nuestra visión hacia el dinero y aprendemos a que somos sólo administradores de lo que Dios nos da a través de nuestro trabajo día con día. Por ello es fundamental aprender a preparar un presupuesto y algunas técnicas para ahorrar.

¿Cuándo el dinero se vuelve en nuestra contra? ¿Cómo lo priorizamos y lo administramos?

Tenga claro su Plan de Vida. Acá está la fuente de lo que va definir cómo vamos a administrar nuestros recursos ¿Cuál es nuestro propósito? ¿Qué queremos hacer? ¿Qué queremos ser? ¿Cómo vivimos? ¿Cuáles son nuestras prioridades? En nuestra vida personal, en la familia, en la salud, en el futuro…

Empecemos definiendo los gastos y su orden de importancia, para eso debemos de diferenciar entre necesidades, gustos y deseos.

Las necesidades son compras básicas como alimento, ropa, hogar y seguro médico. Los gustos son necesidades más caras, tienen que ver con la calidad, marca de los bienes que se usarán. Por ejemplo, el tipo de ropa, de zapatos, de comida. Los deseos que son aquellas cosas que no necesitamos, como caprichos, adornos, vacaciones caras, artefactos eléctricos, que sólo podríamos comprar cuando tenemos excedentes y tenemos buenos ahorros.

Ahorre, ahorre, ahorre, aunque sea poco pero sea constante. Al menos cinco de cada 10 pesos. Por supuesto, comparta con otros necesitados algo de lo que usted recibe.

Elabore su presupuesto y plan de gastos. Una idea general de cómo elaborar un presupuesto familiar, puede ser que una vez al mes tome dos horas para calcular el mismo (puede usar plantillas en Excel):

Primero, Calcule los ingresos disponibles (netos) lo que recibimos realmente luego de los rebajos de ley (si aplica el caso):

– Registre todos sus ingresos mensuales, de ser necesario calcule un promedio de aquellos que no son mensuales y sume:

– Ingresos del esposo y esposa, aporte de algún familiar.

– Ingresos de negocios propios.

– Ingresos de otras actividades como alquileres.

– Ingresos de intereses del banco.

– Réstele el dinero que usted suele donar.

– Obtenga el total de ingresos o dinero disponible.

Segundo, enumere los gastos mensuales del hogar.

Registre todos sus gastos diarios durante 1 a 2 meses colectando recibos y luego sume. Diferencie entre algunos gastos fijos como variables. Para determinar algunos gastos que son variables se puede tomar un promedio de dos meses atrás o hacer un registro del mes entre el esposo y la esposa.

Gastos: necesidades, gustos y deseos

– Gastos de vivienda: Alquiler, hipoteca, impuestos, seguros, luz, agua, teléfono, “mantenimiento”, cable, internet, mejoras, servicio doméstico, otros.

– Gastos de comida y limpieza: Bebidas, carnes, vegetales, granos, enlatados, jabones, líquidos, otros.

– Gastos de transporte: Autobús, taxi, préstamo, impuestos, gasolina, aceite, seguro, reparaciones (llantas, frenos, clutch…), lavado, otros.

– Ahorros: En efectivo en cuentas de ahorro, en la casa.

– Deudas: Tarjetas, préstamos a bancos, tarjetas, cooperativas, asociaciones solidaristas, apartados, encargos, deudas a familiares, fianzas, y otros. (No incluya deudas de casa ni carro)

– Recreación: Restaurantes, vacaciones, paseos, cine, clubes privados, alquiler de videos, centros de diversión y otros.

– Vestimenta: Gastos promedio mensuales en ropa, calzado, joyas, accesorios, otros.

– Salud: Gimnasio, citas médicas, medicamentos, dentista, seguro salud, oftalmología, lentes, otros.

– Seguros personales: De vida, de viaje, no se incluyen lo de vehículos, salud ni casas.

– Educación: Estudios, cuido de hijos, clases de arte, música, idiomas y deportes, otros gastos.

– Gastos varios: Periódicos, revistas, suscripciones, peluquería, maquillaje, lavandería, tintorería, festejos, cumpleaños, aniversarios, navidad, ayuda a padres, ayuda a familiares, remesas al exterior, otros.

– Sume todos los gastos

Tercero, Compare ingresos con gastos.

Si los ingresos son mayores a los gastos lo único que se necesita es un plan inteligente en que pueda cubrir todos sus gastos, ahorrar y asegurarse de que no va a endeudarse. Y si por el contrario sus gastos son mayores a sus ingresos se debe hacer un análisis de cuáles gastos se pueden disminuir y si es excesivo el desbalance se deben analizar medidas drásticas de recuperación del presupuesto.

Cuarto, De seguimiento a su plan de gastos una vez al mes para que haga ajustes.

Compartir este artículo