¿Cómo administrar las propinas o ingresos diarios?

Compartir este artículo

Usted y su familia deben estar dispuestos a cambiar su estilo de vida para mejorar.

Por Javier Angulo Cardinale

¿Recibe usted o su cónyuge pago diario por concepto de servicios, productos o propinas cada día? Una cantidad considerable de trabajadores ganan parte o la totalidad de su salario de esta manera.

¿Cómo organizar esos ingresos diarios para que no sean consumidos el mismo día? Para aquellos que ganan parte de su paga o el total de su paga por día se requiere de medidas especiales para cuidar el presupuesto personal y familiar. Si usted recibe dinero diariamente y lo gasta sin saber cómo, le daremos consejos pensados para usted.

Algunos trabajadores que ganan bajo este tipo de  modalidad de pago pueden ser: meseros (as) de restaurantes, personas que trabajan en turismo, vendedoras (es) por catálogo, médicos, personas que tienen un negocio propio, profesores de clases particulares de idiomas o artes diversas (baile, música, plásticas o dramáticas).

Potenciales peligros

Si bien este tipo de pago tiene sus ventajas, como tener siempre dinero en la bolsa, también se podría caer en ciertas tentaciones del camino. Algunos peligros son:

Gastar lo que recibe cada día: Un problema es gastar todo el dinero que le pagan diariamente al saber que al día siguiente le pagarán de nuevo, lo que ya que podría hacer que perdamos la disciplina y orden para gastar. Por lo que, si no se es ordenado se dificulta el alcanzar metas y ahorrar. Esto se da cuando la persona al recibir su dinero al final del día, sale y gasta en compras, gustos y necesidades.

Caer en pequeñas y continuas deudas: Con este tipo de pago es más sencillo endeudarse con compras de diversos artículos “a pagos”, ya que se tiene la sensación de que siempre hay dinero en efectivo disponible para pagar los pequeños gastos, lo que causa una filtración en el presupuesto familiar. De ahí que es más fácil caer en deudas cuando los vendedores lo abordan cada día para ofrecerle productos, y por ende, cobrarles día a día.

Dificulta la organización de ingresos y gastos: Si no se tiene claridad ni control de lo que va a entrar diario, por semana o por quincena, se dificulta el realizar un presupuesto definido, con los gastos mensuales, quincenales y diarios. Ya que se puede gastar dinero indiscriminadamente en aquello que no es necesario si no se tiene una adecuada planeación, dejando las prioridades y compromisos sin atender.

¿Cómo organizar esos ingresos diarios?

1. Pida a su patrón/empresa que le page por semana: Negocie con su jefe que le pague por semana o quincena. Así se le va a facilitar el planeamiento y control de los ingresos y puede programar los gastos.

2. Motívese a través de metas: Se debe tener siempre presente las metas que se han fijado; como ahorro de fin de año, comprar casa o refrigerador. Las metas requieren de un esfuerzo importante de ahorro, o de pago completo y a tiempo de las deudas que ya ha adquirido y debe honrar.  Por lo que es de suma importancia incluir la planificación a los gastos mensuales y de esta manera organizarse bien.

3. Propónganse acumular los ingresos diarios: ya sea por semana o quincena, esto le facilitará asignar un monto para cada necesidad, y no gastar el dinero a diario.

4. Planifique su presupuesto: estime lo que ha ganado las últimas cuatro semanas. Si por ejemplo ha ganado: El aproximado por semana es de $175. Entonces si aproximadamente por semana gana esta cantidad, estime $130. Es mejor estar preparado para los imprevistos.

5. Procure estar libre de deudas: Tenga el cuidado de no hacerse de deudas innecesarias, y dentro de lo posible no adquirir ninguna. Una forma de caminar hacia la inteligencia financiera es vivir libre de deudas hasta donde sea posible. Un ejemplo de esto es cancelar las tarjetas de crédito sino le dan ningún beneficio, o pagar lo antes posible la deuda del equipo de sonido nuevo que sacó a crédito de la tienda. El sólo saber que no tiene esas cargas financieras le darán más tranquilidad y armonía a su hogar, sin mencionar la mejora de sus ingresos al salir de esa deuda pendiente.

Reto:

-Revise sus hábitos de control de ingresos diarios.

-Propóngase acumular los ingresos por quincena para organizar su presupuesto.

Compartir este artículo