Antes de Decir ¡Sí ACEPTO!, parte IV

Compartir este artículo

Lo mejor es que sus ahorros les permitan disfrutar tal y como lo planifican.

Por Javier Angulo Cardinale

¡La luna de miel!

Lo mejor es que sus ahorros les permitan disfrutar tal y como lo planifican.

Aclaren expectativas de luna de miel: ¿A dónde nos gustaría ir? En su tiempo de planificación, ambos pueden estar investigando opciones de luna de miel. Mientras tanto, deben decidir si van a celebrar dentro o fuera del país, o si viajarán a un crucero, si será en hotel o no, si habrá todo incluido o si hay paquetes especiales para luna de miel. A algunas parejas les regalan la boda, la fiesta o la luna de miel, pero siempre es importante que la pareja defina qué le gustaría.

Es importante que hagan varias cotizaciones y busquen contactos que les permita lograr algunos descuentos en algunas actividades. Sumen al final cuánto va costar la boda, la fiesta y la luna de miel por separado y luego totalicen el monto de lo que van a invertir en este importante paso al decir: ¡Sí acepto!

Luna de miel

  • Lugar (es).
  • Actividades adicionales.
  • Transporte.
  • Hospedaje.
  • Alimentación.
  • Diversión.

Equipamiento básico del hogar

Aclare expectativas de equipamiento del hogar: ¿Cómo va ser nuestro hogar, dulce hogar? He escuchado muchas historias de parejas que se han casado teniendo solo una mesa, dos sillas, una cama, una cocina, un televisor y una refrigeradora.

Eso no es tan importante, lo recomendable es vivir bien, de manera que la pareja pueda enfocarse en su relación y no en sufrir por la escasez de artículos. Algunos países acostumbran usar lista de regalos en diversas tiendas, pero no pueden confiarse que todo lo de la lista se los van a obsequiar. Deben asegurar lo mínimo para vivir cómodamente, y eso tiene que ver con preguntas como:

– ¿Dónde vamos a vivir?

– ¿Apartamento, condominio o casa?

– ¿Vamos a alquilar o comprar vivienda?

– ¿Qué tipo de muebles nos gustan?

Desde luego, cuando hablamos de dos personas que ya viven independientemente y cuentan con mobiliario y electrodomésticos, es más sencillo, más bien, deben decidir con qué quedarse, pues si ambos tienen microondas, lo mejor es vender uno para comprar algo como las cortinas de la sala. O bien, si uno decide que al casarse se van a vivir al apartamento del otro, eso ahorra pasos, pero deben acoplarse y sentir que es nuestro apartamento, no el de él o ella. También pueden dejar algunos artículos que no son tan indispensables para después.

Elaboren un presupuesto del equipamiento del hogar: ¿Cuánto ocupamos? Juntos elaboren un solo presupuesto para comprar lo que les haga falta. Eviten comprar a crédito, compren solo de contado ya que les da más opciones de solicitar descuentos en los almacenes.

Equipando el hogar

  • Muebles de sala.
  • Comedor.
  • Otros muebles.
  • Cocina.
  • Lavadora.
  • Refrigeradora.
  • Juego del dormitorio.
  • Electrodomésticos.
  • Adornos.
  • Utensilios de cocina.

Con la información y acuerdos anteriores, definan un presupuesto estimando de lo que puede costar cada actividad con sus respectivos detalles.

Compartir este artículo