Vivamos contentos

Compartir este artículo

Dios enseña a ganar el pan con sudor de la frente, es decir, de manera honesta, entonces no conviene caer en la presión materialista.

Por Vilma Saborío

Aunque el dinero desde su invención en tiempos antiguos ha sido solo un medio de intercambio, al pasar de los años de manera equivocada se le ha asignado un poder adicional, haciendo que se produzcan alteraciones emocionales en las personas, causando conflictos en el seno de la familia porque este no es suficiente para todos los planes que se tienen. De ahí surgen, el egoísmo, la avaricia, o la generosidad y hasta el amor al dinero que mueve a cada uno en particular.

Es imposible obviar además que en nuestros días somos bombardeados por una sociedad consumista que nos hace creer que las cosas materiales son las que traen consigo la felicidad que tanto anhelamos, y a su vez quieren hacernos esclavos del dinero haciendo entender que siempre necesitamos más de él.

Dios tuvo conocimiento claro de todas las  necesidades del hombre, por esa razón dejo en Su palabra una guía formidable de vida, y el área financiera también fue incluida. La Biblia nos enseña a ser buenos administradores de nuestro dinero en todo tiempo. Uno de los mandatos de Dios sobre nos dice que debemos amar al prójimo no las cosas materiales, esto contradice las presiones que propone el mundo consumista.

Si buscamos la guía del Señor, su bendición siempre estará presente y evitaremos conflictos familiares por causa del uso inadecuado del dinero, alcanzaremos la felicidad verdadera que no consiste en tener todo lo que queremos. Dios enseña a ganar el pan con sudor de la frente, es decir, de manera honesta, entonces no conviene caer en la presión materialista.

Las familias un lugar de ser infelices enfocándose en lo que no tienen, deberían apreciar y agradecer lo que se posee y disfrutar plenamente del gozo de la vida. El apóstol Pablo escribe en 1 de Timoteo 6:6-8 “Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento, porque nada hemos traído a este mundo y sin duda nada podremos sacar. Así que teniendo sustento y abrigo estemos contentos con esto”

Compartir este artículo