Autismo y finanzas familiares

Compartir este artículo

El autismo es un Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD), o trastorno a nivel neurológico que genera deficiencias en algunas áreas de desarrollo.

Por Astrid Marín

“Problemas económicos y burlas fueron el motivo para que madre matara a su hijo autista y luego se suicidara”.

Esta dura noticia de un hecho que sucedió en Washington, USA, en noviembre del 2011 es una muestra clara del nivel de ansiedad, frustración y presión económica que sufren los padres de niños con Autismo.

Los problemas para escolarizar al niño, los constantes conflictos con las autoridades educativas, las luchas para que los chicos sean aceptados en las escuelas, no solo en escuelas públicas, sino incluso en centros privados que se niegan a recibirlos en sus aulas. Esto aunado a las presiones económicas derivadas del incremento en los gastos familiares para poder suplir las necesidades especiales de los niños autistas, pone de cabeza a los padres y madres, hasta que en ocasiones les llevan a situaciones depresivas e incluso psiquiátricas, como el caso mencionado al inicio.

¿Qué es el autismo? El autismo es un Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD), o trastorno a nivel neurológico que genera deficiencias en algunas áreas de desarrollo, especialmente la parte social, la comunicación y el comportamiento. El autismo es un espectro, es decir, es un trastorno que presenta diferentes niveles. En general se reconocen tres niveles de autismo, es decir, autismo de bajo funcionamiento, autismo de nivel medio y autismo de alto funcionamiento. El grado de autismo que presenta cada niño genera afectaciones más o menos profundas respecto a las áreas de desarrollo. El autismo tiene además la característica de ser diferente en cada niño, de manera que cada uno presenta diferentes formas y manifestaciones de autismo y reacciona igualmente diferente a las diversas terapias que pudieran aplicarse.

Las familias con niñas o niños autistas pasan por diferentes etapas o procesos, en los cuales su entorno familiar y sus finanzas se ven afectadas. Las primeras etapas, en las que los padres empiezan a notar comportamientos diferentes en sus hijos, requieren usualmente por parte de los padres una alta inversión en tiempo y dinero. Citas con especialistas, médicos, terapeutas, exámenes médicos y psicológicos, son parte de las actividades que empiezan a ocurrir en la vida de la familia, cuyo desgaste no solamente es físico y emocional, sino también material. Obtener un diagnóstico final requiere de mucho dinero y tiempo.

Una de las etapas más difíciles es el inicio de la escolarización del pequeño, cuando los padres se enfrentan al reto de encontrar una escuela apropiada para él o ella. Es frecuente que las escuelas públicas rechazan el ingreso de niños con autismo, debido a las necesidades especiales de los pequeños, a la cantidad de alumnos y a la falta de preparación de los docentes para atenderles de manera adecuada. Los padres, deben invertir recursos en la búsqueda de una escuela privada que le provea al pequeño un lugar estable, con pocos alumnos y docentes preparados para su atención especial.

Muchos padres han sufrido el hecho de tener que cambiar constantemente a sus niños de escuela, lo cual implica costos de traslado, matrículas y colegiaturas duplicadas o triplicadas, libros, materiales y costos de transporte que deben ser pagados hasta encontrar el lugar correcto.

Adicionalmente, los niños con autismo requieren terapias especiales que deben ser costeadas por los padres, además de muchos equipos, juegos y herramientas para desarrollar sus habilidades. Todo esto implica gastos extras para la familia.

En general, los niños autistas, representan todo un reto para sus padres, pues sus necesidades son especiales y diferentes. Los padres de un niño autista, deben prepararse emocional y ser económicamente muy organizados para realizar altas inversiones en sus hijos. Inversiones que por supuesto rendirán fruto a lo largo del tiempo, pues los resultados de un trabajo constante y especializado con ellos tienen altas probabilidades de ser exitoso.

Es importante resaltar que las experiencias de niños autistas que han sido diagnosticados a tiempo y que han recibido las terapias adecuadas, son muy alentadoras, pues estos niños tienen muchas habilidades especiales que si se estimulan correctamente son transformadas en fortalezas y le aportan posibilidades de desarrollo personal y una inserción exitosa a la sociedad en su edad adulta.

Compartir este artículo